Yo y las mujeres

Debido al ácido y ocurrente comentario de kancerbero, creo que me debo otra oportunidad para este tema, y dado que ayer hablaba de las mujeres desde un punto de vista personal, hoy trataré de darle la vuelta y hablar de ello desde el punto de vista de ellas.

¿Cómo me ven las mujeres?

Pues no lo sé, pero precisamente por eso creo que no marco demasiado mi presencia en ellas. Es decir, por reducción al absurdo, si estuviera la mar de bueno y produjese en ellas un sentimiento irrefrenable de pasión desenfrenada (valgan todas las redundancias) creo que me habría dado cuenta...

Como no ha sido así, creo que es lógico pensar que no tengo una buena primera impresión, que dicen que es la que vale. Yo no lo creo, porque soy una persona de segundas impresiones, gano con el tiempo que se pasa conmigo.

Image hosted by Photobucket.com
Cosecha del 77, ¡qué gran cosecha!


Una de las cosas que me resultan curiosas y que sí que me han dicho alguna vez es que muchas chicas/mujeres cambian de opinión sobre mí a medida que me conocen. Si bien es cierto que han habido las que directamente no me soportaban, probablemente por mi manía de decir la verdad sin paños calientes, creo que han sido más las que me han dicho algo como al principio pensaba que eras gilipollas, pero ahora creo que eres muy majo.

Quieras que no, reconforta.

Puede que sea casualidad, pero igual que decía que me relaciono con personas, no con tetas, ellas se relacionan conmigo de un modo parecido. Se relacionan con mi persona, no con mis tetas ;)

No, más en serio, creo que no soy un sex-simbol del copón, aunque oye, a lo mejor soy como esa gente guay que dice que no liga nada a pesar de ser miss loba porque asusta a los hombres... No sé por qué, siempre he creído que si no ligas cuando te acompaña la imagen es que debes de tener bastante poco debajo de ese maravilloso pelo...

Así pues, la cosa es que a pesar de todo, aquella que llena los vacíos de mi alma me encuentra la mar de irresistible (el sentimiento es mutuo), de modo que todo lo dicho puede quedar en agua de borrajas. Al menos me define como interesante.

Como últimamente me he relacionado más con chicas más jóvenes (4 ó 5 años menos, estudiantes compañeras de piso), creo que me ven como un hermano mayor. Me gusta eso, me gusta que confíen en mí para echarles una mano en lo que se pueda. Soy la avanzadilla que yo veía en otros compañeros mayores que yo a su edad (la de ellas). Lo que me pasa a mí ahora es probable que les pase a ellos dentro de unos años. Soy el espejo de su futuro, jejejeje.

Puede que el hecho de estar emparejado también influya en cómo me ven, no lo sé con seguridad, aunque creo que es inevitable. Puede que haya corazones rotos por ahí sin yo saberlo. No, no lo creo. En general soy más ese amigo del que fiarse y charlar que ese papichulo con el que liarse una noche (tampoco lo busco). Creo que se relacionan conmigo de la misma manera que yo con ellas.

Image hosted by Photobucket.com


Aunque realmente, con todo este tema, como dije ayer, cualquiera sabe. Tal vez me vea a mí mismo a través de mis ojos en lugar de los suyos... Más bien habría que preguntarles a ellas... lo mismo me llevaba una sorpresa.

1 comentario:

El de enfrente dijo...

Cómo no!! Los hombres y las mujeres, los tíos y las tías... el monotema de siempre. Pero bien graciosos ambos artículos, este y el de ayer. Ahh, y cometes un pequeño gran error: no intentes comprender lo incomprensible. Por definión, no puede ser comprendido ;)