Trabajo en equipo

Ese amigo al que esperaba en uno de mis posts favoritos trabaja. No es que esto sea algo especialmente mencionable, pero, simplemente, es así.

Ocurre que trabaja en una empresa que vive porque forma parte de un conglomerado de compañías de modo que realiza el 99% de su trabajo para otra empresa del grupo. Creo que esta nueva manera de funcionar la llaman sinergia, bonita palabra para malgastarla en el área económica, tan dada a las acciones feas.

Ocurre también que forma parte de un equipo de trabajo que está asumiendo cargas muy grandes y que están haciendo muy bien su labor, a pesar de lo cual no se les está permitiendo diversificar su clientela (al menos intentarlo) en aras de la unidad con el resto de empresas que forman en grupo.

Está claro que formar parte de un equipo siempre es mejor que batirse el cobre sólo en esta jungla que es el mercado libre, pero en este caso parece que va a ocurrir algo poco agradable.

Resulta que esa otra empresa para la que se trabaja prácticamente en exclusiva, va a ser comprada por otra. Esto no parece que sea en plan hostil, tipo OPA o algo así, sino que parece que todos salen ganando con la compra-venta.

Todos, menos los de siempre, claro.

¿Qué va a pasar con la empresa para la que trabaja mi amiguete?

Se plantea un escenario en el que la empresa A trabaja para la empresa B porque ambas tienen participación de C. Ahora D compra B a C y no se sabe qué va a pasar con A.

Lo que de primeras podía verse como algo positivo (el formar parte de un equipo) se ha convertido en la mayor de las debilidades al transformarse en dependencia del equipo. Un equipo que en cierto modo no ha sido fiel a sí mismo y ha vendido, literalmente, a una buena parte del mismo.
No sé si B ahora va a poder reconvertirse y mirar hacia otros clientes para los que seguir trabajando o directamente C se la va a extirpar como un grano molesto y van a acabar todos en la calle...

Espero que todo se resuelva favorablemente para todos los que trabajan allí, sobre todo por todo el trabajo que han hecho durante más de un año para conseguir los objetivos marcados desde arriba.


Recientemente hemos asistido a otro tipo de maniobras empresariales que fomentan las ganancias de las mismas, todo el mundo va a ver crecer el valor de las acciones en bolsa, la compañía va a ahorrarse millones y millones y todos vamos a ser más felices por ello... aunque implique que 14500 personas pierdan su empleo.

Normalmente este tipo de noticias pasan por delante de mí y pienso que siempre es una putada supeditar el bienestar de las personas al bienestar de las empresas. Esta vez veo que esa máxima periodística que siempre pretendo desechar de que un muerto en tu barrio es más noticia que 100000 al otro lado del mundo se cumple.

Supongo que es porque cuando uno conoce y pone cara a esos fríos números (cómo me gusta la temperatura de entes inmateriales) de las noticias y quieras que no, te afecta más.

Intentaré, de todos modos, preocuparme por todas y cada una de las unidades de esos números que se ven en las noticias como si del más cercano se tratara... aunque eso me lleve de nuevo a una sobredosis de realidad que espero que no se repita demasiadas veces.

Todo sea por pensar en los demás.