Hace calor

Para intentar dejar atrás el tema de la cultura libre, que no es cuestión de aburrir demasiado con un tema (tampoco quiero quemarlo), hoy dicen que va a ser el día con más calor de lo que llevamos de año.

Image hosted by Photobucket.com


Me parece que con el calor vamos a tener máximas del año cada semana, de modo que en sí tampoco me parece muy noticiable. Lo que sí me lo parece, y creo que está relacionado, es que ya se han perdido 50000 hectáreas de superficie forestal, que es como se llama a los bosques ahora.

Esto sí que es una tragedia.

Se dice que con el calor las personas hacemos cosas raras, que no carburamos del todo bien. Esto es algo que he comprobado ayer en el spinning, porque no veas como cuesta mantener la cadencia de pedalada con semejante calor... es como si una mano cálida te ahogase sin saberlo.

Me da a mí que el calor también le ha afectado a una mujer (niña, más bien) que ha sido detenida por matar a su propio bebé. Se conoce que nadie sabía nada del asunto y que la pobre chica tuvo a la criatura en su propia casa, sola y desamparada (¿la chica o la criatura? puede que ambas). Supongo que no sabemos cómo reaccionamos ante situaciones de semejante presión, pero seguro que el calor no ayuda nada.

Supongo que este tipo de noticias se repetirán a lo largo del verano, que es muy dado a que, por el calor, se le vaya la olla a más de uno/a y se comenten estas cosas raras que no suelen acontecer en otras épocas del año (o al menos no se ven tanto).

Otra cosa que suele venir junto con el calor es la falta de agua. Todo el mundo es feliz cuando no llueve, porque puede irse de domingo al campo o a la playa, pero luego llega el crujir y rechinar de dientes... los pantanos no se llenan, no llueve y falta agua.

Los cortes en muchas provincias están a la orden del día, precisamente, donde, creo, menos se hace para mantener ese preciado bien que se sabe que va a faltar. Nunca he comprendido como es que por aquí se cuida tanto el abastecimiento de agua con lo que llueve, y por otras zonas donde llueve menos no se trabaja tanto en la búsqueda de formas de guardar hasta la última gota que llueva. No deja de ser paradójico que a los que menos les cae, menos saben guardarla y/o administrarla.

Y hablando de cortes, no podían faltar, asociados al calor, los cortes de electricidad. A priori a alguien puede pillarle esto un poco frío, pero resulta que con el calor, se disparan las instalaciones de aire acondicionado y, claro, el consumo de electricidad sigue el mismo camino de exceso.

Supongo que no queda más remedio que soportar todo esto, porque al fin y al cabo, la temperatura no es algo que podamos elegir... aunque hay quienes dicen que sí que se puede influir en ella, y que, de hecho, ya lo estamos haciendo... para mal.

Todos aquellos locos que decían que el cambio climático era una realidad que nos encontraríamos, puede que no estuvieran tan locos.

En fin, que en cualquier caso esperemos que no haga demasiado calor, y si lo hace, no olvidemos las recomendaciones de todo un experto en la materia: no olviden supervitaminarse y mineralizarse.

Image hosted by Photobucket.com
¡Qué grande!


Y como dice el de spinning: ¡hidrátate!

En el fondo creo que, simplemente, la temperatura se está adecuando a lo que estamos convirtiendo el mundo, un auténtico infierno.