La Imperfección Perfecta

Para el que no se haya enterado, hoy, durante todo el día, vivimos el día 6 del mes 6 del año 6 del nuevo milenio... el día en que los productores de Holywood intentan metérnosla doblada, vendiéndonos de nuevo la misma peli que acojonó a los más pintados allá por los setenta: La Profecía.

Se reestrena hoy el remake de esta película, que no creo que vaya a verla, porque se les ha visto demasiado el plumero dineril.

Aunque eso no quita para que, por otra parte, la fecha no sea señalada.

Señalada por el hecho de representar, supuestamente, la fecha en la que el falso profeta, el hijo del demonio, vendría al mundo.

Dentro de la cultura cristiana, la perfección viene representada con el número 3, supongo que el tema de la santísima trinidad etc. La imperfección se representa con el 6, no se me pregunte porqué, de modo que escribir 666 es escribir tres veces la imperfección, es decir, es describir perfectamente la imperfección, esto es, la imperfección perfecta, que es como se considera al diablo.

Si la perfección perfecta es Dios, la imperfección perfecta es el Diablo, así nace el simbolito.

Bueno, paro ya, que esto parece un post de Dan Brown, jejejejejeje.

La cuestión es que la simbología de la fecha está muy presente en el mundo, y creo que hasta hay muchas parejas que han tratado de evitar que sus niños que van a nacer lo hagan hoy, provocando el parto antes, o tratando de aplazarlo para mañana.

Supongo que quienes tengan la suerte de, encima, cumplir años hoy tienen un día especialmente preocupante, máxime, si, para mayor inri, cumplen 66 años.

Algunos hasta predecían el fin del mundo, aunque por ahora no veo nada extraño, y los propios miembros de la iglesia han visto esta posibilidad con escepticismo. Para alguien con dos dedos de frente no debería ser problema pensar en que esa posibilidad es tan remota hoy como siempre... con todo el lío de calendarios que hemos tenido, seguro que ni el Diablo está seguro de si éste es el día indicado.

Pero oye, que lo mismo aciertan... y si no, pueden mirar hacia el siguiente 666, el 6 de junio de 2106... ¿seguiremos aquí? No lo creo... ¿seguirá el blog? No lo sé.

Lo que sí sé es que a mí me ha afectado, porque por ahora, resulta que me he dejado las llaves en casa, así que no sé cómo me las voy a arreglar para entrar luego.

Malas pasadas que empieza a pasarme el gato... o el día... o ambos.


P.D: En realidad hemos pensado una manera de poder entrar dejándole las llaves a alguien a quien poder acudir, menos mal, pero el post queda mejor si no se tiene en cuenta este pequeño detalle. Pongo esta posdata para que nadie se preocupe :D