Fauna varia

Ayer tuve otra sesión de máquinas en el gimnasio, haciendo de puente entre las sesiones maratonianas de los lunes y los miércoles. Los martes son días tranquilos en los que paso más tiempo esperando a que se libre la máquina que me toca que haciendo esfuerzo real.

Es curioso cómo tendemos a mirar alrededor cuando nos aburrimos. Eso me pasó ayer. Fue inevitable echar un vistazo a las buenas gentes que se aglutinan en torno a los diferentes potros de tortura.

Personalmente, no me gusta demasiado hacer pesas, no me resulta divertido. Prefiero correr, o hacer bici, o practicar algún deporte (basket, tenis, petanca, parchís...). Generalmente intento acabar rápido para aprovechar el tiempo en algo más edificante (iba a poner gratificante, pero la verdad es que es gratificante salir hecho polvo de las pesas, te hace sentir vivo), pero ayer, hasta los webos de esperar a unos y otras, me dediqué a la vida contemplativa (nunca mejor dicho).

En esos minutos de visionado general y particular, he descubierto las diferentes especies que habitan el gimnasio y aquí os van los resultados de mi estudio:

(Ante todo, vaya por delante mi respeto hacia todo el mundo, estos son sólo datos asépticos, no entro a valorar si me parece bien o mal lo que hace cada uno y, en cualquier caso, entiendo que ir al gimnasio es bueno)


- Animales: En todo gimnasio hay un tío mucho más cachas que los demás. Es evidente que siempre hay uno es el que más cachas está, pero no me refiero a eso, sino que hay alguien que realmente se toma en serio lo del body-building y es casi profesional (seguro que se mantiene a base de claras de huevo y leche de soja). Es como el Lance Armstrong del gimnasio, está a varios niveles por encima de los demás. Mantiene una rutina diaria de machaque brutal para mantener semejante masa corporal. Suele ser el más popular, creo que porque todo el mundo quiere ser como él...

- Semi-animales: Estos son gente que lleva unos años pero que por diferentes razones (genes, alimentación, mala organización) no llegan al nivel del animal. Suele ser gente que admira al animal de turno y se machaca para llegar a serlo... aunque creo que saben que si no lo son ya, lo tienen jodido.

- Brutos: Estos son los más graciosos. Son gentes que llevan tanto tiempo como los semi-animales, pero como los fines de semana se meten unas juergas (copiosas cenas de sidrería incluidas) de kilo, tienen una forma de cuerpo extraña: Son muy fuertes, levantan mucho peso en casi todo, tienen buena musculatura, pero también una barriga cervecera de lo más alucinante. Imagina al Schwartzenegger con una tripa tipo Florentino Fernández y tendrás algo parecido.

- Semi-brutos: ¿Evidente, no? Son como los brutos, sólo que llevan más tiempo de juergas que de pesas, de modo que tienen más de barriga que de masa muscular. Suelen hacer mejores migas con los brutos que con los (semi)animales, tal vez por aquello de la cercanía genética.

- Chuletes: Aspirantes a semi-animales con poco rodaje aún. Son gente de complexión media que realmente no necesitaría ir al gimnasio (tal vez por los créditos de libre elección) y se las suele dar de espabilado. Hay una variante "minus" en la que se acercan más bien hacia la siguiente categoría, y la variante "plus", más cercana a la semi-animalidad (y aquí voy a opinar, porque ir al gimnasio con cadenita de oro o reloj de pulsera me parece lo último).

- Despistados: Aquí entro yo. Somos desesperados que sólo vamos a ver si podemos bajar esos michelines forjados a base de años de natillas y el monitor del gimnasio nos pone ejercicios que nos enfilan hacia la semi-brutez. También entran aquí los "miedosos", todos aquellos que, esgrimiendo el lema "Yo es que no me quiero poner cachas", pasan más o menos el rato entre amiguetes mientras discuten quién de las chicas que corren las cintas está más buena... creen que si hacen un par de sesiones serias les va a crecer algo en algún sitio y por eso no hacen nada en todo el tiempo que pierden en el gimnasio.

- Flojeras: Tíos muy delgados, típicos fibrosos, que serían buenos corredores de fondo, pero se esmeran por abultar un poco más de abdominales para arriba. Suelen levantar poco peso y algunos se suelen desmotivar en seguida, pasando a ser despistados miedosos, los menos llegarán a semi-animales y el resto se convertirá en chuletes.

- Y tú, pa qué vienes: Espectro alucinante de gente que va al gimnasio a sentarse en las bicis. No tengo nada en contra del ejercicio aeróbico (de hecho, hago spinning y me gusta correr), pero lo que no comprendo es cómo se puede hacer ejercicio... ¡¡¡ mientras se lee un libro!!! Vale que a veces se puede hacer pesado o largo, ¡pero si es que ni sudan! Están allí como quien está en la biblioteca... Si no es por una cuestión de recuperación tras un accidente o algo así, no comprendo como se les ocurre pagar para hacer eso...


Supongo que estos tipos están basados sobre todo en el género masculino, pero eso no quita que sean aplicables a las chicas... la animal, la semi-animal, la bruta, la semi-bruta, la chuleta, la despistada (miedosa o no), la flojeras y la tú-pa-qué-vienes, si bien es cierto que existen ciertos matices.


- Animala: Conozco a una... y me daría una paliza si se lo propusiera, supongo que es menos habitual.

- Semi-animala: No suele ser tanto por masa muscular, como por capacidad atlética. Hay chicas que se meten una sesión de pesas, y luego corren, y luego en bici, y luego...

- Bruta: Rara avis en la fauna gimnasiera entendida como en los chicos. En general se trata más bien de chicas con bastante sobrepeso que hacen lo que pueden.

- Semi-bruta: Supongo que la mayoría de las que entran aquí en realidad son despistadas.

- Chuletas: Tías que en general se saben con buena planta (que están buenas, vaya...) y así les gusta demostrarlo... Se diferencias de las semi-animalas en que éstas últimas no llevan anillos...

- Despistadas: Quitando lo del miedo, creo que más o menos lo mismo.

- Flojeras: Pseudo-anoréxicas. No es que sean fibrosas, sino que tienen las piernas como mis brazos... alguna parece que se va a romper.

- Y tú, pa qué vienes: Tengo que decir que he visto más chicas que chicos en esta categoría... muchas veces se confunden con las flojeras y el resto de tipos que se comportan así.


En fin, fauna de todo tipo y condición que te puedes encontrar en un gimnasio... a lo mejor, la próxima vez que te estés aburriendo (si es que eres de los que te aburres a veces) puedes tratar de identificarlos. También podéis tratar de adivinar en qué categoría entrarías tú, opinar si no estoy en la cateogoría adecuada o añadir y/o editar categorías nuevas.


Y, por favor, que nadie se sienta ofendido, ¿de acuerdo?

:D