600 millones

Hoy se ha destapado una red de blanqueo de dinero en Marbella. Además, se ha sabido que muchos empresarios de Murcia no quieren regularizar a sus trabajadores ilegales (neoesclavos, diría yo).

Ambas cosas me parecen dos caras de una misma moneda (nunca mejor dicho lo de la moneda).

Se dice que las mafias marbellíes han blanqueado un montante superior a 600 millones de euros (la friolera de casi cien mil millones de pesetas). Sinceramente, creo que hay países que no los tienen como PIB... Dicen que aún no han llegado a sacar a la luz todo el asunto, pero se habla de la mayor red de blanqueo de dinero de Europa. Supongo que Europa no es el adalid del blanqueo, seguro que en otros conocidos paraísos fiscales se blanquea más y mejor, pero ser el primero en esto es un dudoso honor. Aunque también supongo que se les olvida la coletilla de hasta ahora conocida, porque seguro que hay redes por ahí igual o más grandes, pero que no se conocen (o si se conocen, no se destapan).

Una vez leí un protesta de Javier Nart quejándose de que con la actual legislación, a un asesino a partir del tercer asesinato, el muerto le salía gratis, en referencia a que como sólo se pueden estar 30 años en la cárcel por mucho que se le castigue a 300 años y un día, un asesino en realidad paga por no más de dos muertos su deuda con la sociedad.

Creo que en esto del dinero pasa algo parecido. Si un gitanillo roba choped de un supermercado cae sobre él todo el peso de la ley, pero si un atajo de cabrones como estos maneja semejantes cantidades, aunque vayan a la cárcel, seguro que con los abogados y triquiñuelas adecuadas acaban por escabullirse sibilinamente. Porque, no nos engañemos, una cosa es robar, y otra malversar fondos, o evasión de capital, o apropiación indebida, o hijoputismos varios vaya... me da a mí que a partir del tercer ciento de millón de euros, cada nuevo ciento de millón te sale gratis... (tal vez sea que tienes que mangar una cantidad para la que el cerebro no está preparado para saber realmente su magnitud) sin contar, claro, con la de puertas que abre ese poderoso caballero que es don dinero.

Me imagino que todo ese capital vendrá de prósperos hombres (y mujeres, que la igualdad va llegando a todas partes) de negocios: trata de blancas, tráfico de personas, tráfico de armas, tráfico de drogas, prostitución, prostitución infantil, explotación ilegal de recursos (diamantes, por ejemplo), tráfico de obras de arte, explotación infantil, trabajo ilegal... todo un elenco de actividades que promueven el buen rollo entre la gente de diferente raza y condición.

Una de esas actividades, como apunto, es la explotación de ilegales como recurso humano barato y que no da problemas. Suele hacerme gracia notar cómo buenas gentes que esgrimen el argumento de que vienen a quitarnos el trabajo ni se arriman por trabajos como temporero de la fresa, albañil por horas, cuidador de ancianos... Cada día creo más que esas pobres gentes que se ven abocados a estos trabajos encima son explotados con una falta total de respeto por los derechos humanos. Claro que, con lo que dicen algunos (de cierta comunidad que está ganando mucho dinero además, por cierto) me extraña cada vez menos que haya gente con los escrúpulos a la altura de los tobillos a la hora de aprovecharse con toda la jeta del mundo de pobres infelices que han tenido que huir de sus países de origen en busca de una vida mejor.

Seguro que muchos de estos nuevos caciques tienen sus chanchullos económicos para limpiar su sucio dinero, chanchullos como el que se ha destapado ahora.

Entre esos chanchullos, a niveles mucho más sencillos imagino, se encuentra el contratar sin contrato a trabajadores sin papeles. Sueldos miserables, evasión de impuestos, no se cotiza a la seguridad social, me paso los derechos del trabajador por el forro, jornadas laborales de 16 horas, economía sumergida... y las autoridades competentes no sé dónde se meten. Joder, tiene que cantar un huevo que en una comunidad, de repente, empiecen a florecer miles de empresas y negocios. No me creo que no se sepan estas cosas. En esta tesitura, ¿cómo van los empresarios a tomar la iniciativa de regularizar a sus trabajadores? Confiar en la bondad humana de los empresarios es como creer en la buena fe de los abogados. Se suele hablar de racismo en estas cosas, pero no me lo creo. No se trata de racismo, se trata de pisar la cabeza de otro para subir más; que sea rojo, negro o chino es sólo algo circunstancial. Lo que sí tiene que ver con el racismo es que cuando oímos la palabra inmigrante, la asociamos con un subsahariano sin dinero en lugar de asociarlo con un alemán que viene a ser directivo de una gran empresa. Que le sepan muchos: Ronaldo también es un inmigrante (y Etoo, y Beckham, y Aimar, y Zidane, y Riquelme, y Albertini, y ...)


Se habla mucho de la cantidad de pateras que intentan atravesar el estrecho o llegar a Canarias. De la cantidad cada vez mayor de marginalidad asociada a la inmigración. De la delincuencia asociada a la inmigración. Es indignante como se puede tener tanto morro.

Si las condiciones laborales de los inmigrantes fuesen justas, seguramente no se darían estas asociaciones. Es más, me atrevo a decir, que ahora mismo y en según qué sitios, un inmigrante con papeles tiene menos opciones de trabajar que uno con papeles; por aquello de la flexibilidad laboral...

Esto me enerva, me cabrea. ¿Cómo se puede ser tan hijodeputa? ¿Y dónde están las autoridades para atajar todo esto desde todos los frentes (desde los problemas de origen que les impulsan a jugarse la vida en las pateras hasta los bancos que aceptan dinero sin preguntar de dónde viene)?

Y para colmo, algunos encima critican que la campaña de regularización emprendida por el gobierno es un fracaso... no te jode... claro que es un fracaso...


P.D: Mañana, mi visión sobre el racismo, que me está tocando los cojones el tema ya, hombre.