El post más personal que puedo escribir

Hace un par de semanas, cuando cumplí los 30, recibí una tarjeta de felicitación de quien comparte intimidad conmigo desde hace más o menos un año (y vida desde hace 11 ya...).
Me ha dado permiso para reproducir aquí su contenido, como primera aproximación a un posible blog suyo y, tras no pocas deliberaciones conmigo mismo, me he decidido a ponerlo aquí.

La portada de la tarjeta, muy como de chico para chica, rezaba lo siguiente:
Es una ocasión perfecta para decirte que soy muy afortunado por tenerte a mi lado.

... y el interior, en letra clara y sugerente:

Hola, cariño.

Seguramente en estos momentos estás sorprendido por la tarjeta, si es así me alegro. Sólo quería felicitarte en tu 30 cumpleaños de un modo más especial que en otros años y es que por fin compartimos WC a diario y unas responsabilidades de pareja.
Doy gracias porque hayas sido tú por muchas razones, y ahora viene el momento por el que tanto me identificáis "momento ñoño", creo que en mi vida ha habido muchos períodos, este que vivo: eres tú.
¡Qué sería de este saco de emociones descontroladas si no tengo una brújula!, qué sería de la botella medio vacía si no veo la llena, qué sería de mi irracionalidad sin tu racionalidad, de mi intranquilidad y nervios sin la serenidad de tus ojos y tu presencia, y así muchas cosas más.

Ya sabes y sé lo que siempre te dicen mis ojos, mi cuerpo y mis gestos. Para mí tú eres mi mundo. ¡Ojo! tengo el mío propio, decirte que no es un tópico cuando te escribo que sin ti no sería la persona que soy ahora: un poquito descontrolada pero intentando superarme a mí a tu lado.

Te quiero para toda mi vida, un besi.

Tu churri.

Feliz 14 Febrero 2007. Durango.

2 comentarios:

El Tío Rubo dijo...

Lo cual me recuerda: faltan 11 días para el cumpleaños de mi chica, tengo que ir organizándome, que se lo merece :)

Oh! dijo...

Jaja, lo màs seguro es que la engañas...