Váyase señor Pérez

Ayer por la tarde todos los informativos estaban a la que saltaban con una posible noticia bomba en el Real Madrid. La directiva se había reunido extraordinariamente y se olía una dimisión del presidente, aunque no se confirmaba.

Empezar media hora antes que los demás dejó al nuevo informativo de Piqueras en TeleCinco con el culo al aire y sin poder acabar de dar la noticia, pero en el resto se pudo comprobar que el ya ex-presidente del Real Madrid daba la cara para anunciar que había dimitido irrevocablemente.

Image hosting by Photobucket
Me las piro, vampiro


Y las causas no parecen ser médicas, como apuntaban los de Piqueras, sino el verse en medio de la crisis galopante que lleva ya unos cuantos añitos haciendo de las suyas en el club blanco.

Yo no entiendo de fútbol, pero sé que disponer de los mejores jugadores no te garantiza tener el mejor equipo, y el fútbol, como la vida, es un juego de equipo.

Bueno, el auténtico Dream Team de Barcelona92 es la excepción que confirma la regla... pero es que menudas patas para qué banco...

Según lo que veo desde la perspectiva de quien odia al Madrid porque acapara el 90% del tiempo de deporte en las noticias (cuando hay noticia porque la hay y cuando no la hay porque no la hay) y de quien no sigue demasiado el fútbol (sólo para alegrarme de las victorias del Depor y de las derrotas del Athletic), el presi ha caído víctima de su propio proyecto.

Quiero decir, al principio, heredando una buena plantilla y una deuda que saldó a golpe de negocio redondo a costa de los ciudadanos de Madrid (y por ende, del resto del reino), al menos el entrenador era quien ponía orden, concierto y cordura en las ideas de bombero de un presidente metido a Director Técnico. Yo no sé qué es un proyecto deportivo, pero fichar a los mejores del mundo, independientemente de en qué posición jueguen o cuánto valgan, es algo que a priori no me parece lo mejor. Sí lo hace fichar al mejor de cada posición, o al mejor para cubrir las necesidades del equipo (más ataque, juego aéreo, velocidad, control del juego...).

La cosa fue que echaron a Pantuflo Zapatilla y desde entonces sólo un baile de entrenadores. Imagino que tiene que ser difícil ser entrenador y no poder decidir a quién fichar, ni planificar las alineaciones porque tal o cual debe jugar para que la marca para la que es imagen así lo dice, o echar un rapapolvo a una estrella porque cuenta con un cheque en blanco del presidente, o mirar al banquillo y no ver a nadie con experiencia sólida en primera, o...

Y así, igual que cuando los jugadores fallan se echa al entrenador, cuando se echa tantas veces al entrenador, las cosas huelen un poco más arriba.

Al menos el amigo Florentino ha tenido las narices de irse antes de que le pidieran que se fuera.

Al final tuvo razón con lo de que cuando se fuera Figo él se iría también...