Alejandra y un señor de Murcia

Si Miguel Mihura levantara la cabeza, amén de darse con la lápida, como todo muerto que se precie (precisamente murió en un gran año...), probablemente se volvería a meter dentro si viera lo que se ha hecho con su obra más famosa.

Creo recordar haber leído Ninette y un señor de Murcia en mis tiempos de Bachillerato, cuando mi pelea con una desafiante profesora de Literatura me llevó a entender lo que leo más allá de lo que lo había hecho antes, y disfrutar de la lectura casi tanto como la acabé aborreciendo. Supongo que mi mente ya tiraba hacia las ciencias por aquel tiempo, lo cual no quita para que entre ambos no se creara cierta admiración mutua.

Pero no, esto no es un relato erótico de esos en los que el alumno se enrolla con su profe, no, esto es sólo para indicar que creo haber leído el libro hace demasiado tiempo como para recordarlo bien.

El asunto es que he visto la peli que engloba en una sola obra este libro y su continuación, y la verdad es que es una auténtica patraña.

Image hosting by Photobucket
Poco deja a la imaginación...


El hecho de que saliera la muy mona Elsa Pataky me avisaba de esto, porque anda que no son malas las pelis en las que sale, y cuanto más sale, peores son, pero aún así, me arriesgué.

Y perdí.

Lo mejor de la película es la puesta en escena, muy de teatro, con escenarios fijos en los que se desarrolla principalmente la historia (de hecho, no hay un sólo plano exterior) y con cambios de escena con fundidos a negro que recuerdan a telones que se cierran. Muy de teatro, que supongo que es como mejor se puede disfrutar de la obra original. También están bastante bien las actuaciones, incluida la de la protagonista, muy por encima de su trabajo en Los Serrano. Muy creíbles los secundarios, y buena elección de los actores para cada personaje... incluida de nuevo a la protagonista.

Porque la peli, la verdad, parece estar hecha a la medida de las curvas de la Pataky, y como excusa facilona para disfrutar de ellas en todo su esplendor, porque eso sí, se muestra carne desde la primera media hora de película (¿alguien recuerda alguna película donde Elsa Pataky tenga un papel de relevancia y no tenga que enseñar las tetas? ¿Atraco a las Tres y Media tal vez?).

Y decía que no recuerdo bien la historia que leí en el colegio, porque la peli me ha dejado igual.

Aún no sé de qué va, la verdad.

Un tío de la Murcia de los 50 va a París de turismo sexual, se calza a la hija de la casa donde se hospeda y luego se casan. Ella parecía estar embarazada, pero no, y él parece querer serle infiel pero no. El matrimonio parece que va mal, pero no, y al final se acaba... pero sí.

Ya está.

No hay un hilo argumental, no hay un inicio, nudo y desenlace, sólo una sucesión de escenas sin la menor continuidad.

El corte mayor es cuando hay un salto de un año entre escena y escena y no comprendes demasiado bien qué pasa, en qué situación está la cosa y ni porqué sigue como sigue. La verdad, te pierdes, es inevitable, o tienes la historia bien leída y casi estudiada de antes, o es realmente imposible saber qué narices pasa.

Tenía ganas de ver alguna de las recientes de Garci, y la verdad es que su labor como director me parece buena en esta peli, pero desde luego, la adaptación de la historia me parece infumable, inconexa.

Lo que está claro, y cada vez que lo pienso me reafirmo, es que más ganas tenía Garci de tener a la Pataky como Hank la trajo al mundo delante de su cámara...

Así que vedla sólo si queréis jugar a ser Garci para admirar a Elsa Pataky desde detrás de la cámara...

o si queréis entender el título del post ;)