Mi incansable compañero

Últimamente tengo un compañero de andanzas que me acompaña en mis diarios viajes interprovinciales.

No es que antes no me acompañara, que sí, sino que ahora he sido más sensible a sus demandas.

Resulta que desde mi evasión del garito, el número de kilómetros recorrido por semana ha crecido de manera considerable. Lo cual es también un gasto en gasolina a pesar de estar pagando, a ver cuanto tiempo, a céntimo el octano.

Este gasto se asume como necesario para mí, para no tener que gastarme más en el garito y hacer frente a las cuotas de la hipoteca. Si bien es cierto que tal vez podría haberme quedado, la decisión se tomó y así están las cosas.

En lo que no había caído, y es a lo que me refería con lo de la sensibilidad del principio, es en el resto de cosas que mi coche, el pobre, iba a necesitar.

Desde antes de que en el mítico Day of the Tentacle se tuviera que utilizarlo para que lloviera, todo el mundo sabe que cuando uno lava el coche, llueve.
Es una aplicación clara de las leyes de Murphy para el ciudadano de a pie, es algo que todo el mundo sabe aunque no se sepa la teoría.

Y eso, precisamente, es lo que me está demandando ahora mi utilitario.

Y claro, como sé que si lo lavo van a caer las típicas cuatro gotas guarras que me lo van a volver a dejar hecho un asco, pues me están dando ganas de esperar a que caiga un buena tromba que me lo limpie de balde.

Será por eso que no llueve hace semanas, y que el pobre está acumulando polvo como nunca. Nunca pensé que ese maldito trozo de carretera infernal pudiera levantar tantísimo polvo, y nunca pensé que un coche pudiese acumular tanto en la parte posterior.

Todo el mundo me dice que lo lave ya, yo mismo me doy cuenta de que está sucio de narices, pero creo que se ha convertido en algo personal. Si hay alguien/algo que controla el tiempo, no pienso claudicar. Antes hará llover que yo lavar el coche para que me lo pringue después.

Aunque esta cabezonería me está valiendo que me miren por la calle...

Creo que es ya es oficial, tengo el coche más sucio al oeste del Pecos.

Image hosting by Photobucket


¿O no?

4 comentarios:

Rivers dijo...

Sinceramente, creo que deberias limpar tu coche. No creo que se limpie solo con un buen chaparron, vas a tenr que enjabonarlo a conciencia. Espero ver una foto de tu coche reluciente, creo que se lo merece despues de las palizas kilometricas de todos los dias.

Gorka dijo...

Supongo que lo lavaré...

... cuando veas que ha llovido, es que lo he acabado de lavar.

Es lo que tiene.

Salu2!

Javi dijo...

joer, la verdad es que eres un pelin guarro, oye, ya has escrito algo sobre que pepe gano GH?

echo de menos algun comentario tuyo en el blog, no solo vas a lloriquear tu

Gorka dijo...

Me temo que tengo el tiempo justo para soltar mi parrafada.

Me temo que no puedo leer tanto como leía antes.

Espero volver por mis fueros en cuanto tenga internet en casa.

Lo prometo.

P.D: de Pepe de GH creo que puse algo, pero antes de que ganara.