¡Se sienten, coño!

Hoy, día 24, hablaré de que ayer, 23, se cumplieron 25 años de un acto que estuvo a punto de llevar al traste el proceso democrático de este país a manos de militares golpistas.


En una recién inaugurada democracia, cuando las cosas no estaban ni mucho menos calmadas y las facciones más duras de la derecha franquista aún se frotaban los ojos al ver legalizado al Partido Comunista, algo así podía pasar. Un intento, no sólo de quitarle el poder al pueblo, que en definitiva no sabe lo que le conviene, sino de instaurar el viejo régimen absolutista con los de siempre en los sitios de siempre, incluso por encima de quien ponían por encima de ellos mismos (el rey).

Ahora, con 25 años de perspectiva, las cosas pueden no verse como entonces.

No voy a mentir diciendo que me acuerdo, porque no es verdad, pero sí que recuerdo lo que mis padres siempre han dicho al respecto y coincide con lo que se lee: día y noche de radio y teléfono.

Supongo que la angustia de ver los tanques salir a la calle en Valencia y no ver salida a algo que les viene encima debe ser enorme.

Más aún cuando, teniendo un hijo pequeño al que se le augura un futuro en paz y libertad que ellos no tuvieron y que, de pronto y sin avisar, podría irse al cuerno.

Se ha hablado tanto que ya parece una moda comentar lo que pasó, se puede leer en muchos sitios, pero yo prefiero centrarme en el lado humano del asunto, tratar de ponerme en esa situación.

Pensar en entrar en una nueva dictadura militar, aunque fuese con la intención de poner orden, no debía ser una perspectiva de futuro nada halagüeña... un presidente del gobierno dimitido, un nuevo presidente en votación, y un tipo vestido de verde se pone a pegar tiros y secuestra durante 17 horas el congreso.

17 horas de incertidumbre.

Supongo que nunca sabremos del todo lo que pasó y lo que pudo haber pasado, pero desde luego, cuando se oyen voces que hablan de la intervención del ejército si la constitución se ve amenazada (debe ser esa parte del juramento que se ve en las películas ... contra todo enemigo nacional o extranjero ...) con el tema de la unidad de España y el Estatut catalán, a mí me es inevitable pensar en aquel suceso.

¿Y si hoy, 25 años después ocurriera algo así?

¿Sería posible algo así hoy en día?

¿Habría gente, grupos, partidos políticos a favor de algo así si ocurriera?

¿Ha estado a punto de ocurrir alguna otra vez y no se ha sabido?

Me perdí el reportaje que dieron en Telecinco, pero creo que esta noche hay otro en Antena3 y espero poder verlo para ver si alguna de estas cuestiones se resuelve.


P.D: Como neovizcaino me hago eco de la muerte del histórico del Atlético de Bilbao Telmo Zarra a los 85 (ojo a la rima) años de edad.