Solución al Gran Reto de Incómodas Verdades II

El planteamiento era:

Image hosting by Photobucket


y el siguiente es:

Image hosting by Photobucket


¿Por qué? Bueno, tal vez lo veáis más claro si digo que el anterior es:

Image hosting by Photobucket


¿Aún no?


Contemos una historia...


Una historia acerca de alguien que cada día se sienta en el asiento de ventanilla de un autobús en el que dormita media hora antes de llegar a su lugar de trabajo.

Durante esos minutos que quedan entre que se sube y el autobús, que por cierto, sale a las 8:00, mira por la ventana. Un ir y venir de personas que cruzan la calle le saluda detrás de la ventanilla que ya se está empañando por la lluvia.

Se deja llevar, mira al infinito y, de repente, algo capta su atención óptica. Algo rojo, sin sentido, le mira desde más allá de la ventanilla.

Es el rojo reflejo del reloj de pasillo del autobús. Justo cuando el ilegible jeroglífico se vuelve comprensible el autobús emprende su lenta marcha.

Primer número, son las 08:00

Un poco más allá para para decir a los que esperan que va lleno, que ahora viene el de refuerzo.

Segundo número en la ventana. El 1 digital no está en la posición que debiera, pero sigue entendiéndose como un uno. Son las 08:01

Proseguimos la marcha.

Tercer número. Son las 08:02, pero ese dos aparece como un 5 en el reflejo de la ventana.

Cuarto número, son las 08:03, pero el tres ya no se ve como un número, sino como una "E" que denota la reflexión en la ventana.

¿Qué pasaría si alguien viera sólo los primeros tres números y no se percatara de que se trata de un reflejo con sentido?

Por lo que se ve, nada :D

¿Mola, no?

2 comentarios:

desperategirl dijo...

Te voy a matar. Y yo estrujándome el coco!!!

Gorka dijo...

Hola!

no me puedo creer que no te haya gustado, ¡clásico pensamiento lateral!

Darse cuenta de que el "1" no cuadra con su sitio en un display digital era la clave del enigma :D

De ahí, notar que es una imagen especular, darle la vuelta y darse cuenta de que eran:

0800
0801
0802

:D

A mí me parece ingenioso, oye...