Deja de quejarte

Últimamente estoy demasiado jocoso para el tono desesperanzador que más habitualmente tiene este maldito blog, que me roba la vida sin darme cuenta y que crece como un cáncer en mi lóbulo central.

No es que hoy sea un día particularmente desastroso, ni feliz, es que, simplemente, hoy parece otro día más, con sus grandes noticias, sus pequeñas noticias y sus acojonantes noticias.

Y yo, pensando que soy un mundo encerrado entre las paredes de un blog y que sale a través de él, como un flujo casi diario de información descacharrante, me siento protagonista de mi historia.

Y cuando pienso en lo putada que es que me cambien de sitio y si voy a poder postear o no en condiciones, o que la concina aún no está ni traslada, o que si tengo un tirador de un sifonier que está torcido, o que ya está bien, que llevo ya tres catarros este año, va y me llega este pps.

Creo que merece tanto la pena verlo, que, además de colgarlo para todos, aquí os van las diapositivas, una por una, para que recordemos que por mucho que las cosas no te vayan como quieres o por muchos motivos que tengas para quejarte, siempre, absolutamente SIEMPRE, hay muchos, pero MUCHOS MUCHOS, que están peor, realmente INFINITAMENTE PEOR que tú.


Image hosting by Photobucket

Image hosting by Photobucket

Image hosting by Photobucket

Image hosting by Photobucket

Image hosting by Photobucket

Image hosting by Photobucket

Image hosting by Photobucket


Sinceramente, pensar que hay otros en mejor situación no me alivia una mierda de todo esto, sólo me confirma que este puñetero mundo, cada uno mira para lo suyo cueste lo que cueste y que para uno tenga mucho, muchos deben no tener nada.