Robocop v.0.1 BETA

Régimen de Realidad: día 1

De niño me gustaban las películas de acción. Supongo que era algo propio de los 80's, en plena administración Reagan y la verdadera Guerra de las Galaxias en pleno apogeo. El tema del inadaptado de turno (John Rambo, por ejemplo más claro) que se rebela contra una sociedad que no le comprende o el grupo de escoria social que se convierte en un escuadrón de élite (Ejército de los USA mediante) a base de un duro entrenamiento de 8 semanas y acaban realizando con éxito una misión realmente imposible, era pan de cada día en plena guerra fría (una vez más, la temperatura aplicada a algo abstracto...).

Músculos, armas, el bueno, la chica y el malo. Ya está, ya tenemos película. Cambiando el escenario desde Moscú hasta Colombia, tenemos todas las películas de acción de esos años; igual que ahora todos los éxitos del verano se hacen con una coctelera y los siguientes ingredientes: beso, pasión, corazón, deseo, calor, sol, amor. Raca, raca, raca, raca, raca, bien batidito y voilá, parimos la canción del verano.

Una de aquellas míticas películas fue Robocop. Muchos padres de ahora se echarían las manos a la cabeza si sus hijos de 10 años vieran esa película con tiros, sangre, justicia ciega e inflexible aplicada sin reparos ni humanidad, lo suyo en esa época, vaya. Pero eran otros tiempos. Si al malo le pagaban un tiro en las pelotas, simplemente te reías de él y fuera, siguiente toma, sin más.

Esa película tiene una de las escenas más brutas de la historia del cine. Un competidor de nuestro héroe, por supuesto, más robot y menos humano, la caga y se carga al chupatintas de turno por un error de software (una coña del programador y mira cómo acaba el encorbatao, jejejeje)...

Pues resulta que el aparato en cuestión se está empezando a convertir en realidad, fíjate tú. Por ahora lo controla un cerebro humano (¿no?), pero todo llegará (¿no?).

He aquí un par de fotos, la fuente es de confianza (jijijijiji):

Image hosted by Photobucket.com
Image hosted by Photobucket.com

P.D: ¡Qué bien, nada de realidad! Todo es paz y armonía.