Aquí estoy, porque he venido

...porque he venido aquí estoy, si no les gusta mi canto, como he venido me voy.


Y eso debe de estar pasando, por lo que se ve...

Por un lado en hay hostias en Ecuador para que se vaya el presidente. En vista de los disturbios que acaecieron en Quito, el congreso destituyó al presidente Lucio Gutiérrez. Claro que antes el individuo en cuestión ya había tomado las de Villadiego (Burgos, Spain) dejando tras de sí un cierto tufo como a corrupción, de modo que se puede decir que la causa ha sido la voz del pueblo en lugar de ser la clase política.

No sé dónde he oído que ésta no es la primera vez que un presidente sale por piernas de Ecuador, donde la corrupción debe de ser la herramienta más utilizada por los políticos, y que algo así como los dos últimos presidentes no terminaron su mandato por escándalos de este tipo y están exiliados. Manda narices.

Otra vez oí decir que lo peor que hay en Argentina es que está lleno de argentinos, en alusión a que ellos mismos son los primeros en no creer en su propio país y se van de él a la mínima que pueden (con todos los respetos para los argentinos...). En Ecuador debe de ocurrir algo parecido con la clase política. Yo, desde luego, si viviera en un país así las pasaría putas (como supongo que ya lo hacen) por la impotencia de ver que todos los que pueden llegar al poder (la democracia demasiadas veces se pinta del color del dinero, desgraciadamente) son unos mangantes estafadores que van a vender mi país a su propio beneficio.

En fin, no sé, tal vez algún ecuatoriano pueda comentar algo sobre todo esto.


Por otra parte, parece que esto de irse es algo que se está poniendo de moda, porque otro presidente, esta vez europeo, dice que se va, pero creo que es con la vuelta bien definida: Berlusconi.

Lo de éste es más jodido. Se va porque no se puede mantener (3 de sus ministros han dimitido) y prefiere dar un paso atrás y coger carrerilla para volver con más bríos.

No sé qué pensarán los italianos, pero desde luego un tipo con pintas de padrino de la Camorra napolitana no me parece el más adecuado para llevar los asuntos de un país... no sé, a ver si algún italiano nos comenta qué le parece.


Dos casos bien diferentes, pero que en el fondo nos hablan de lo mismo:

política + dinero = corrupción


Me voy a repetir, pero si encima añadimos nuevos elementos, la liamos más gorda:

política + dinero + religión = Edad Media


P.D: el que parece que no se va, y se va a quedar otros cuatros añitos más, va a ser el Fragasaurio...