El hambre agudiza el ingenio

Siempre he sentido una admiración especial por quienes saben más que los demás. No se trata de gente que es más inteligente o tiene más memoria (a veces hay quien confunde ambas cosas), sino simplemente tienen un tema predilecto en el que son realmente sabios. Puede tratarse de temas de lo más variado y variopinto, desde el ajedrez hasta la jardinería, pasando por los videojuegos y los juegos de azar.

Tampoco me refiero al típico friki que sabe muchos datos (eso es memoria), sino a quien sabe aplicar lo que sabe, al que sabe cómo conseguir lo que quiere por medios muchas veces ingeniosos y fuera de la lógica habitual: hackers

Normalmente a esta buena gente se les llama raros, cuando en realidad son auténticos hackers aunque no sepan nada de ordenadores. En su acepción más general, un hacker entiendo que es alguien que sabe encontrar soluciones a problemas conocidos (o no) con medios desconocidos (o no). MacGyver o M.A. (el del Equipo A) son el clásico ejemplo. Vale que para arreglar una tubería se puede hacer con un soldador, pero la gracia está en hacerlo cuando no hay soldador a mano, o saber que si le echar el aceite usado en freir un huevo a las petunias, estas salen más brillantes (¡no hagáis esto en casa!).

En este sentido me gusta mucho esa sensación de saber hacer algo que el resto del mundo no sabe hacer (o que no todo el mundo sabe hacerlo, algo como: pon el ratón aquí). Este ejemplo es una tontada, pero no todo el mundo sabe hacerlo :D

Pero no sólo se trata de eso. Me gusta la gente que sabe hacer un bizcocho que no quede como un mazacote imposible de tragar y, por suerte, conozco a quien mejor los hace del mundo.

En fin, que aunque suena bien, muchas veces este tipo de cosas acaban por verse en actividades poco lícitas. Por ejemplo, Mario Conde se las arregló inmejorablemente para dar el pelotazo que dio con el tema de Banesto, o hay quien se las ingenia para vivir coqueteando con la ley (no llega a violarla) en un entorno de economía sumergida y dinero negro haciendo miles de copias diarias de CDs en un ordenador con siete grabadoras a todo tren...

Este podría ser el famoso lado oscuro de la fuerza. En otra gran película, se decía que si eres capaz de hacer algo mejor que los demás, siempre hay una manera de ganar dinero. Lo malo es que las maneras cada vez son menos lícitas e incurren en el mangoneo más ruin y traicionero.

Para muestra, un botón que me ha enviado un compañero de fatigas; espero ver entradas desde .nl, te vigilo ;)

Se trata de una nueva manera ingeniosa de apropiarse de lo ajeno:


Imagina que vas a retirar tu coche que has dejado estacionado; abres la puerta, entras, pones seguro a las puertas, enciendes el motor y pones la marcha atrás.

¿No lo haces así siempre?

Miras la ventana de atrás por el espejo retrovisor y observas una hoja de papel grande pegada a la luna posterior. Entonces, pones la palanca en punto muerto, abres tu puerta y bajas del coche para retirar el papel (o lo que sea) que te obstruye la visión.

Cuando llegas a la parte posterior, aparece el ladrón de la nada, entra y se larga con tu automóvil - tu motor estaba encendido, tu maletín o tu cartera estaban dentro y prácticamente te arrolla en su huída.

ESTA ES UNA NUEVA MODALIDAD, SI VES UN PAPEL POR EL RETROVISOR, ¡NO TE BAJES! Lárgate, puedes retirar el papel de la ventana más adelante.

IMPORTANTE: Esto no se considera Robo ya que no ha habido violencia, sino Hurto; y no todos los seguros lo cubren con lo que te puedes ver con el culo al aire y sin coche



Así pues, ojo y a hackear, que no es gerundio.