TT: Terroristas Todos

Últimamente estoy empezando mucho los posts con una frase como esta.

Y es que, últimamente, estamos asistiendo a cuestiones que se vienen revelando como pequeñas muestras casi diarias de información.

Hoy, a cuenta de la posible finalización de la violencia de ETA, vemos que, últimamente, no parece que la banda esté por la labor del diálogo y el abandono de la lucha armada.

Lo digo porque llevamos una racha de bombas que para qué. Di que hace un par de años que no se lamentan víctimas mortales, casi ni de las otras tampoco, pero los daños materiales y las muestras de poder están ahí. ¿Serán en realidad últimos coletazos, acciones de poder ante una posible mesa de negociación?

No lo sé, pero hoy, por ejemplo, se ha puesto una bomba en la sede de la Falange en Cantabria.

Algunos utilizan todo esto para lo único que saben hacer: crispar.


Por otra parte, a ellos y a sus amiguetes de allende los mares, seguramente no les haya gustado el resultado de las elecciones democráticas en Palestina, donde el grupo armado Hamas ha ganado por mayoría absoluta.

No entro a valorar la idoneidad de la elección, pero desde luego, legitimidad y legalidad (bajo el contexto donde se desarrolla, leyes palestinas) no se le puede discutir.

Y a pesar de todo, vistas las amenazas que desde Israel (donde el bueno de Sharon parece que no acaba de espicharla) se vierten contra el primer ministro democráticamente elegido en un país vecino, parece ser que ese es otro tipo de terrorismo que no merece la crispación, perdón, preocupación existentes aquí.

¿Os imagináis que aquí el interlocutor de una de las partes de un conflicto amenazara con matar al líder de la otra parte?... ¿Ah! que ya ocurre así?

Bueno, entonces, ¿por qué no se habla de todo esto por aquí?

Será que no interesa, o que sólo interesa sacar a palestinos pegando tiros al aire, en imágenes de archivo que no tenían nada que ver, cuando pasó lo que pasó hace casi dos años un 11 de marzo.

En ese conflicto, como en el que sufrimos nosotros, lo importante es llegar a algún acuerdo que elimine el problema, llevando nuestra parte racional por encima de nuestra parte animal. No para contentar a las víctimas (que las hay de los dos lados, cosa que se olvida demasiado a menudo), no para hacer justicia, no para pasar a la Historia como el personaje que lo hizo.

Sino para que el conflicto no siga generando más víctimas. Más víctimas a las que tendrían que tener que explicar cómo es que no se llegó a un acuerdo de paz dialogado antes y haber evitado así el futuro dolor que ha causado.

Víctimas que no deberían tener que enseñar su ideología para recibir apoyo.