A tortas y a locas

El lunes nos traen los muebles de la sala. 12:00h, una mañana de trabajo perdida y una mañana de amo de casa ganada.

La cosa es que antes de que esto pasara queríamos que una micro-obra de carpintería estuviera hecha, más que nada para no tener que andar tapando los muebles después y todo ese lío.

Como instructor de máquinas, tengo una tendencia natural de hacer que las cosas queden algorítmicamente consecuentes. Es decir, puede que no importe el orden de un par de acciones, pero si que A se haga después de B implica un perjuicio, por pequeño que sea, no puedo dejarlo pasar y tiene que hacerse primero A y luego B.

Y con esta micro-obra pasa eso, pero no he tenido en cuenta lo mismo que Charlie, el de Numb3rs, en el primer capítulo: el jodido factor humano.

Que en estos temas suele materializarse en forma de carpintero que no cumple con sus propios plazos... y con el que hay que parece que hay que andar a tortas.

Image hosting by Photobucket
Aserruchaba, así, así...


Y en esas hemos estado; hasta hoy.

Al final parece que el retraso va a ser de sólo una semana, de modo que lo que tenía que haber estado para el viernes pasado, en realidad va a estar para hoy (crucemos los dedos, hasta los de los pies).

Parece que al fin, para el lunes, nuestra casa dará un paso más en su conversión en hogar. Y menudo paso, porque de estar desayunando y cenando en la cama, la tele encima del chifonier y las toallas colgando de las manijas de las puertas, vamos a pasar a tener un sofá donde echarse panza arriba, un mueble donde poner la tele (aunque la pequeña de 14' seguro que no pega bien), mesa y silla en la cocina... las toallas tendrán que seguir esperando su oportunidad, pero siguen con nosotros.

Además, hoy estrenaré, ya os contaré con qué éxito, una de esas planchas eléctricas de las que tanto he oído hablar y que nos regalaron mis madrileños tíos por mi cumpleaños.

¿El menú? De lo más simplón y novedoso: hamburguesas con piña.

A ver qué tal me quedan, me estoy viendo en el chino esta noche... :S