Olimpiadas Alcohólicas

A estas alturas todo el mundo conoce el fenómeno. Tal vez más por lo que soportan cada fin de semana en el parque donde sus hijos más pequeños juegan entre semana, ajenos a las barbaridades que allí acontecen las noches festivas de sus hermanos mayores, que por pensar que su hijo (sí, efectivamente, el susodicho hermano mayor) lo practica.

- Mi hijo no bebe.

Ya, agua es lo que no bebe, porque seguro que, arropado por el grupo, se pilla cada pedo de espanto.

Que los padres siempre han estado ciegos ante lo que hacen sus hijos verdaderamente cuando salen por ahí es un hecho comprobado desde hace años.

Es así.

La cuestión es que, últimamente, se están organizando.

Image hosting by Photobucket
Joven perjudicado por el alcohol


Los mensajes de móvil, el correo electrónico, cualquier tipo de medio de comunicación barato (o gratuito) contribuye a la autodestrucción común: quedada en cualquier lugar amplio y a poder ser con bancos para sentarse y un supermercado cerca.

La edad no es un problema para comprar todo el alcohol necesario (y lo que venga detrás) para pasar una tarde-noche de lo que se ha puesto de moda denominar: el botellón.

Aquí siempre se le llamó pillar unos litros, pero la idea es la misma. Si tengo un curro (si lo tengo) precario, pocas ganas de ahorrar para una cosa que probablemente nunca podré comprar, las copas en los bares me salen a precio de puta (y no barata) y resulta que el tiempo acompaña... blanco y en botella, caldo de cultivo perfecto: juventud, desasosiego y calorcito.

Así, desde los universitarios de Sevilla y Granada, que parece ser que se retan a ver qué ciudad monta el botellón mayor.

Y como estas cosas siempre se pegan, ahora hay hasta 22 ciudades, sí, sí, 22, en las que ya se está preparando, para el día 17 de marzo, las primeras Olimpiadas de este tipo.

En Bilbao se habla de más de 5000 personas juntándose en el parque Etxebarria el día 31 de marzo para tratar de ganar a las demás.

No sé si lo lograrán, ni qué hará el ayuntamiento al respecto (prohibir? organizar?), pero tiene guasa que la juventud sólo se reúna de esta forma para evadirse de lo que le preocupa y no para tratar de cambiarlo.

Y así nos va...