Una de Mujeres

Últimamente no me he podido hacer eco de, al menos, dos noticias que han surgido y que tienen que ver con mujeres. Así pues, hoy os cuento una de mujeres.

Y no, no se trata de algo tipo Mujercitas, que estamos en el siglo XXI y las cosas han cambiado (o no).

La primera, y por empezar por alguna, tiene que ver con la futura jefa del estado, si es que no se muere antes y se cambia la Constitución, no necesariamente por ese orden. Hace un par de días se bautizó oficialmente a la infanta Leonor como Leonor de Todos los Santos, no sea que tuviera envidia de los otros. Dicen que se portó muy bien, y no sé qué significa eso. ¿Cómo va uno a portarse mal el día de su bautizo? Si llega a berrear como una loca seguro que dirían que tiene mucho carácter; puede que algún ingenioso incluso dijera que iba a ser la primera Borbón a la que no le gustará la vela y el mar...

En fin, que vale, que tendremos reina en un futuro y que todos lo veamos. Por ahora sólo nos ha dado disgustos en forma de gastos.

La segunda, y no por ello menos importante, se llama Michelle Bachelet y es chilena, hija y nieta de torturados y pediatra. Supongo que podría haber sido la tata de Leonor, pero esto me parece más importante. Es la primera presidenta de Chile, víctima de la dictadura de nuestro querido abuelete Pinochet (así reviente) y de izquierdas (supongo que por eso la sufrió, la dictadura, digo). Además es madre separada y agnóstica, con lo que no puede hacer nada más para caerme mejor. Dicen que no va a hacer demasiados cambios, aunque la verdad, sólo con que esto sirva para cerrar heridas y hacer que Chile entre en una democracia de alternancias donde se olviden viejos fantasmas del pasado, creo que ya merece nuestro crédito. A ver si no la caga y que se vea eso de que las mujeres mandan mejor. Otra mujer de la que ya hablé, Angela Merkel, ya le ha deseado lo mejor, mientras se encara con Putin.

Mientras tanto, y más importante me parece ha sido la jefatura en Liberia para Ellen Johnson Sirleaf. Es la primera presidente de un país africano, lo cual creo que es bueno en un país asolado por la guerra. Desde luego la labor es más difícil que la de Bachelet. Y creo que se ha hablado menos de ella que de la chilena. Tampoco tengo demasiado que decir, salvo que se enfrentó en las elecciones al liberiano más famoso del mundo, el ex-futbolista George Weah, todo un animal en el campo de fútbol, pero al que le ha ganado una chica en la política. Creo que esto dice mucho de un país, al igual que tener a Terminator de presidente...

Y ya puestos, con el tema de las mujeres, hay algo que no es tan buena noticia en este inicio de año, ya que las muertes de mujeres a consecuencia de la violencia doméstica se han disparado. Según se ve, las muertes se están duplicando respecto al año pasado y esto no puede sino avergonzarnos como sociedad.

¿Qué mundo es este que cuando las mujeres van mandando cada vez más y a la vez cada vez menos?