Pepe, el que vendió la oreja porque la tenía repe

Lo prometido es deuda, y hoy el tema me viene al pelo, así que hoy, siendo como es, jueves, toca GH, un programa que cada vez se viene a menos y que casi se ha convertido en una factoría de neocasposos con caducidad y portadas de Interviú.

Si bien la primera hornada acabó ardiendo en sus propias llamas y las sucesivas ediciones no han dado más que bobalicones varios (incluidos los espectadores que han hecho ganar a más de un/a lerdo/a), tengo que reconocer que uno entre todos ellos, uno entre la maleza, se ha convertido en flor de más de un día: Kiko.

Un gili como otro cualquiera que ha sabido dar el salto al otro lado como nadie. Tras protagonizar una edición super agresiva donde el griterío general y los cristos varios no evitaron que viviera una histeria de amor dentro de la cas, paso a su posterior venta en las revistas: amorío, desamorío, broncas varias, etc... Hasta que, no se sabe demasiado bien cómo, de repente, pasó a ser tertuliano. Y ahí sigue, comentando la vida de los demás como si fuera un referente moral por el hecho de gritar dentro de una casa...

En fin, puede que la siguiente en la lista de quienes mejor han aprovechado este concurso sea Marta López, la pija del Atlético de Madrid, que también anda por ahí, dando guerra hasta en Marte. Y el siguiente el tío este pesao de Salva, el cachitas que la lió en Allá tú! antes de entrar en la casa. Y el siguiente...

Dejé de seguir todos los GH que ha habido, pero este año tengo que reconocer que tampoco lo he seguido mucho. Lo justo para saber algo acerca de dos grupos y un tal Pepe, personaje de castellanísimo nombre que está haciendo las delicias de la audiencia gracias a sus estrategias.

Y lo jodido es que este año, al parecer, la gente ha dejado de premiar (a medias) a los lerdos y están ayudando a los que llevan una estrategia para ganar. Antes, si alguien se salía del puto pacto para estar todos nominados, se le echaba. Y así ha sido hasta este año. Corregidme si me equivoco...

Siempre ganaba el que parecía que menos quería ganar. Ahora, se echa a quien la gente valora que está jugando peor. Si antes tener un lío en la casa era sinónimo de quedarse un poco más, este año lo está siendo a medias (tal vez por la falta de edredoning).

Y la cosa es que, por lo poco que he visto, una vez más todos me parecen gilipollas. No tengo favorito, me limito a mirar, paso de juzgar, aunque haya quien afirme que Pepe es el mejor concursante de GH de la historia.

A mí, la verdad, sólo me horrorizaría más que la cara de la inútil de Raquel López que ganase el albardao niñato de Dayron.

P.D: Promesa cumplida... ¡y sin vomitar una sola vez!

P.P.D: Esto tenía que haber ido ayer, pero es que blogspot estaba en reparaciones...

3 comentarios:

desperategirl dijo...

Gracias. Aunque he echado de menos un poco más de entusiasmo al describir a Pepe "El Más Grande". Para muestra de su genialidad un botón. Ayer le dijo a otra concursante que estaba nominada con él:

Tú qué, quieres quedarte aquí hasta la final, por no perderte el crecimiento personal de la última semana, verdad?

Javi dijo...

para mi es simplemente un concursante correcto, le estan haciendo bueno toda la caterva (remenber?) de albardaos que ha ido echando hasta ahora

Gorka dijo...

La verdad es que como conscursante es atípico, porque a pesar de tramar una estrategia y llevarla a cabo, la gente no le echa...

Será que la caterva le hace bueno, sí, no sé...

Que decida la encuesta de febrero.

:D

Por otro lado, desperategirl, sus deseos son órdenes :D

Salu2 a ambos 2