Fábrica de Mocos

Hoy es un mal día, por varios motivos.

El primero, y que más me afecta, es que, raramente, me he resfriado. He pasado el fin de semana convertido en una máquina de mocos, estornudando, sudando bajo las mantas, y viendo películas (algunas mejores que otras).

Es raro en mí que me resfríe. Creo sinceramente que se trata de una muestra de que definitivamente ya nada es lo que era y que el tiempo pasa. Me estoy haciendo viejo cada día y mi sistema inmunológico lo está pagando. Tampoco es que me quede para el arrastre con estas gripes/catarros/enfriamientos, pero el engorro de estar con el pañuelo como compañero de viaje durante varios días, así como esa tontera típica es importante.

Y lo peor es que acabas contaminando a todo el mundo alrededor, de manera que cuando te has curado, todo el resto del mundo se encuentra enfermo y sin ganas de nada. Supongo que es algo que no se pasa solo, aunque mejor pasarlo ahora y olvidarme de ello para el resto del otoño y el invierno.

Claro que lo peor es que no lo acabes de curar bien y te pases el virus de unos a otros varias veces. Te enfermas, contagias al resto, te medio curas, el resto esta enfermo, te lo vuelve a pasar, vuelves a enfermar, ellos se recuperan, les vuelves a contagiar... gran ruleta de la fortuna en la que siempre tienes premio.

El año que viene me vacunaré aunque no haya gripe aviaria... (ni de coña) por ahora, me pondré la pegatina de biohazzard, para que nadie se me arrime...

Image hosted by Photobucket.com
No arrimarse...


El segundo motivo, y más emotivo, es que ha muerto el maestro que todos los de mi época quisimos tener... referente de algunos posts de este blog, ha muerto Pat Morita. ¿Quiéeeeen?

Ya, es que es uno de esos actores a los que la fama de uno de sus personajes les engulle y supera con creces.

Para desánimo de todos, el sábado, creo, murió el Sr. Miyagi.

Image hosted by Photobucket.com
:,-(


Sí, querida generación, se acabó lo de dar cera y pulir cera... se acabó eso de da, da, da, da, da Daniel San...

Una verdadera pena.

Y hoy comienza mi última semana en este trabajo, con esta gente, con estas comidas y con este ordenador.

Todo quedará atrás para dar paso a una nueva era que comenzará el próximo lunes a las 9:00 horas.

Disfrutemos lo que nos queda de resfriado y última semana de trabajo, mientras nos queden...