Para los ausentes

Normalmente entro en el google news para echar un rápido vistazo a la realidad del día y ver si alguna noticia buena o mala (que en realidad, dicen, son las mejores) llama mi atención y una bombilla se ilumina sobre mi cabeza, señal inequívoca de que el tema es un post potencial.

Hoy no lo quiero hacer.

Tras varios días de terribles noticias y sensaciones, hoy estoy peleado con el mundo y no quiero saber nada de lo que pueda ocurrir por ahí fuera. Hoy me quedo en mi burbuja personal, calentito, solo.

Y, como siempre que me encuentro solo, y recordando el post de hace unos días, miro hacia dentro y conmigo puedo conversar.

- ¿Y hoy de qué escribimos? - piensa el hemisferio izquierdo del cerebro.
- ¿Y a mí qué me dices? Yo estoy aún dormitando, soñando, viviendo aún el templado calor de la cama recién abandonada, cinco minutos más mamá - replica el derecho.
- Si es por este no llegaríamos nunca a la edición, las rotativas trabajarían directamente sobre el texto que sale directamente de nosotros, así, sin corrección ninguna ni nada. Ay, señor, señor.


Y es que así somos. Gemelos, dos personas viviendo en una misma identidad, dos características diferenciadas, imprescindibles, comunicadas, bien avenidas.

La cosa es que se pone uno a pensar y el otro a imaginar y de repente, así sin más, me viene una idea.

Izquierdo: ¿Y si no supiera qué escribir?
Derecho: ¿Y si no supiera escribir ni leer?

Image hosted by Photobucket.com


Ser consciente de que una cosa tan aceptada, tan normal, tan de andar por casa como leer y escribir se toma como algo que por defecto todos hacemos (o al menos podemos hacer, si nos aburrimos de ver la tele) me ha servido como punto de partida para este post de hoy.

Para ser sincero, quería haber puesto algo gracioso, pero no estoy de humor.

Cuando era pequeño y había examen de lectura, me sonaba a raro:
-¿Examen? ¿de leer? ¡Pero si todos sabemos leer! - solía pensar.

Luego comprendí, que algo que para mí era como los tiros libres para Michael Jordan, en realidad no era algo que todos aprendiéramos a hacer de niños, que en realidad hay mucha gente que no tiene la oportunidad de aprender; o si aprendió, no tuvo la oportunidad de desarrollar esa actividad por cualquiera que fuera la causa.

Después lo olvidé. Y hoy recordé que lo había olvidado.

Me he puesto a buscar y resulta que en todo el mundo hay una quinta parte de la población que es analfabeta. Joder, buscando sinónimos que suenen menos peyorativos que analfabeto, sólo me sale iletrado, que casi es peor... De todas esas personas que no pueden disfrutar y/o sufrir mis posts diarios debido no sólo a la falta de conexión a internet, sino a su propia incapacidad de entender mi manera de comunicarme, el 64% son mujeres. Escribo esto y me suena fatal, como si le estuviera faltando al respeto a alguien. Tal vez mi hemisferio derecho se ha hecho con el control y he activado mi inteligencia(?) emocional para ponerme en su lugar y sentirme mal, como avergonzado de no saber leer. Nada más lejos de mi intención.

Esta situación es algo que me apena. Poniéndome en esa situación, creo que me sentiría increíblemente solo. Miraría los carteles y no sabría lo que quieren decirme, vería señales, avisos, panfletos, y sería como si no estuvieran allí. Sólo estaría yo, y los que me hablasen, todo lo demás desaparecería. Es una mala perspectiva de vida.

Por no mencionar que esta barrera de acceso a la cultura imposibilita en gran medida el desarrollo no ya laboral, sino el personal. Imaginar un mundo en el que para todas y cada una de las cosas que tuviera que hacer no pudiera aprovechar las experiencias de otras personas al enfrentarse a lo mismo, me aterra. No poder reír con un pdf de chistes (2Mb), o llorar con las noticias que acontecen en el mundo, o aprender de lo que otros han hecho, construir una identidad basada en la absorción del conocimiento que otros han dejado para nosotros me acojona.

Image hosted by Photobucket.com


Creo que no podría vivir en una situación así. Claro que al menos no lo sabría y a lo mejor estaba más feliz... aunque probablemente no, si todo mi conocimiento viniera de la tele o la radio...

Recordando a mi abuela, la que me queda viva, siempre dice que el que no sabe es como el que no ve.

El que no sabe leer es casi el mayor de los ciegos.

Y eso me apena.


P.D: ni evitando la realidad me sale un post alegre... debo de estar pre-reglítico o algo.