Luna de Avellaneda

Este fin de semana he visto en el periódico que en los cines más alternativos de Vitoria estaba en cartelera, en toda su esplendorosa soledad, Elsa y Fred. En sesiones de 17:00, 20:00 y 22:30, creo, pero no fui.

Debo admitir que la ocasión era bastante buena, porque he podido mantener el misterio acerca de la película a quien será mi acompañante. Es que quiero que sea una sorpresa y no me apetece que vea el cartel, se haga una idea de la peli y acabe por no querer ir, cuando creo que merecerá la pena.

El viernes se me adjudicó una personalidad a la que le falta echarse p'alante, y ésta iba a ser una oportunidad para tratar de mejorar (si es que de eso se trata) esta faceta de la personalidad de uno.

Pero no fui.

El mal tiempo, la pereza y el hecho de haber tenido un buen sustituto a ese tratamiento se turnaron para hacer de la idea de verla algo posponible.

Y así ha quedado la cosa.

Espero poder verla la semana que viene, si aún aguanta en los cines. Y espero poder mantener la sorpresa de la trama.

Buena culpa, decía, de no haber ido a verla la tiene su sustituta. Y es que, en un alarde de consumismo, y en contra de lo que predica mi religión, pagué por ver una película. Eso sí, en DVD, que siempre tiene su gracia...

La película en cuestión es otra argentina, con actores argentinos, pero sobre todo, con Ricardo Darín.

Ya apunté que mi romance con las películas argentinas empezó con El hijo de la novia. Después siguió con Kamchatka, auténtico peliculón en el que confirmé mi predilección por Darín, y ha seguido con esta nueva pequeña perla de realidad llamada Luna de Avellaneda.

Image hosted by Photobucket.com
Bonita, balsámica para el alma


No se trata de películas con tremendos efectos especiales, ni con impresionantes paisajes o vistas. Se trata, simplemente, de retazos de una historia posible en un país imposible.

Personas que tratan de sobrevivir en medio de la crisis argentina, mientras tratan de mantener vivo un club social y deportivo llamado como la película.

Al rededor, pequeñas historias revolotean unas en torno a otras, mostrando con la sensibilidad y ternura propias de este tipo de películas, las idas y venidas de personas (más que personajes). Un matrimonio en crisis tras veinte años de relación, un hijo que no ve futuro y se plantea emigrar a España en busca de una oportunidad, niñas que no tienen otra cosa que ser bailarinas en el club para huir de su propia vida, alcohólicos que reciben el empujón definitivo para dejar de beber...

No sé si será porque el acento argentino me fascina, o si será por su vocabulario cuando se enfadan, o si será por su visión de las cosas, pero me encantó esa película.

Supongo que es por eso que no me fui a ver Elsa y Fred, una buena combinación de relax, calor hogareño y un sustituto natural en forma de otra película que cumplió a la perfección su objetivo de reconciliarme con el mundo.

Supongo que fracasé en mi intento de hacer régimen de realidad... y he necesitado de un bálsamo en forma de película argentina para poder volver a mirar la realidad y no morir en el intento. Tal vez esto sea el inicio de una nueva tradición, de cobijarme en el acento y el tango cada vez que la realidad me supera o desborda.

Todo sea para que este blog siga adelante.

P.D: Y es que, si las cosas vienen bien/mal dadas (aún no sé cómo se tienen que dar), lo mismo me veo obligado a reducir la periodicidad de los posts a uno semanal... o menos... más información en próximos posts.

4 comentarios:

Javi dijo...

Las 3 que citas de Darín las he visto, curiosamente Luna de avellaneda la última, son geniales. Te recomiendo encarecidamente que veas Sammy y yo, tmabine de este hombre, auqneu en España creo que le han puesto un título insulso, no sé por qué.

Por cierto, he encontrado una alternativa bloglet, que curisosamente SI funciona:
http://www.feedblitz.com/

Esto no es spam

Gorka dijo...

Por no hablar de 9 reinas, en otro registro completamente diferente, pero también genial.

Y a mí que bloglet me va bien... todo será cosa de probar...

Gracias por el comment.

PEPA dijo...

Buenas Gorka

y si...Luna de avellaneda es un film, dentro d su género, q apela a excelentes dialogos e interacciones...Campanella en ese aspecto no deja d sorprender, hace d las dos horas y pico q dura el film, pasen inadvertidas.
T recomiendo, y si d verdad t gusta el cine argentino...t veas El aura(Bielinsky, 2005), Plata quemada(Piñeyro, 2000), Hombre mirando al sudeste( Subiela, 1986)

saludos desde CHILE
PEPA

Gorka dijo...

Hola Pepa, gracias por el comentario, me apuntaré las películas que citas, al igual que hice con la de Javi en su día.

Espero poder tener un rato para encontrarlast después para verlas.

SAlu2!