El alto el fuego funciona... ahora sí, ahora no

Hay un viejo y mal chiste que dice que un amigo le pregunta al otro si le funciona el intermitente derecho. El amigo responde:
- Ahora sí, ahora no, ahora sí, ahora no...

El Guadiana hace cosas parecidas.

Y ahora, parece ser, ETA, esa banda de comunistoides terroristas según algunos, libertadores de la patria según otros, quiere jugar al despiste con el alto el fuego que va y viene.

Después de que el gobierno haya dado por finalizado el proceso de diálogo, cuyos máximos valedores actuales (tiene guasa) son los radicales de la izquierda nacionalista vasca, va y sacan un comunicado en el que asumen la autoría del atentado de Barajas, precisan que no querían asesinar a nadie, y que el alto el fuego sigue en marcha.

No sé demasiado de lógica, lo justo para atascarme en los juegos del Quiz, pero me da la sensación de que un alto el fuego se rompe con la reanudación del fuego. Y lo de Barajas fue precisamente eso, un nuevo atentado que rompe el alto el fuego. Otra cosa es que ahora empiecen uno nuevo, pero nunca puede obviarse lo perpetrado y pretender que todo sigue igual.

No voy a entrar a valorar si unos tienen razón o los otros son unos sinvergüenzas (me caerían hostias donde Coase por esta frase...), pero lo que está claro es que el alto el fuego se ha roto.

Y no lo comprendo.

No comprendo que ETA, ante una oportunidad clara de tener en frente a un interlocutor mucho más abierto al diálogo que el anterior (y puede que el siguiente), haya cometido este acto. No se ha explicado a qué ha venido más allá de una reacción a lo que se considera parte de la represión del estado estatal español, cosa que a mí no me vale. Si se pretendía dar una vuelta de tuerca a las negociaciones, no hacía falta tanta bomba (en realidad, nunca deberían hacer falta). Desde una perspectiva independentista, este acto le da al gobierno la excusa para cerrarse en banda ahora y a la hora de nuestra muerte, amén. Por tanto, ha sido un error que debía haberse evitado.

Si hay voluntad de pactar, creo que lo necesario es poner sobre la mesa todas las facilidades. Otra cosa es que de esas facilidades salgan acuerdos, pero sin ellas, creo que es demasiado difícil sacar nada adelante.

Si es necesario, diría yo, que no se tomaran acciones que puedan darle al otro la salida fácil de decir aquello de que ¡es que con este no se puede hablar! y que se levante de la mesa. Algunos, ni se sentarían, así que, si de verdad hay voluntad, hay que ceder en lo necesario para poder hablar, porque no creo que otro escenario sea más propicio que el que había, con un ZP haciendo de Bruja Lola.

Ah! y ceder para hablar no me parece rendirse, ni cagarse en la memoria de las víctimas, ni desmembrar España, ni blah, blah, blah, aunque para gustos los colores.

Y mientras tanto, todos seguimos siendo potenciales víctimas del conflicto (algunos más que otros, como siempre), de uno y otro lado, de una u otra manera.

2 comentarios:

Sirajoyfueraliberal dijo...

Hostias dialécticas, Gorka, que los liberales somos muy buenos anfitriones. ;)

Coase,

Gorka dijo...

Por supuesto, Coase, por supuesto!

Y tengo que decir que las hostias nunca llegan por parte del anfitrión, que siempre es correcto y argumenta sus opiniones gentilmente.

Salu2!