Curso Prematrimonial IV

Ayer, el curso versó sobre la "Sexualidad y Paternidad Responsable" con un médico cristiano y muy majete.

Al principio se pusieron en común una serie de preguntas, al estilo habitual, en la que se obtuvo un hilo conductor para su charla. Esta vez no hubo debate, el buen señor se bastaba para llenar hora y media de amena charleta que podría haber durado mucho más si por el público hubiera sido.

Se analizó la función de la sexualidad (en el matrimonio), los problemas que puede haber en torno al sexo (en el matrimonio), qué se entiende por paternidad responsable (adivinad donde...), y qué hacer cuando un niño berrea como en crío ese del anuncio cuya madre lo deja seco al patalear más que él todavía...

Básicamente, lo que quedó muy claro es que los niños son unos gorrones egoístas a los que hay que dejar muy claro que son uno más de la familia, como Beethoven. Nada de el rey de la casa ni cuidao no le grites que se trauma. Como he pensado muchas veces, un azote a tiempo ahorra cantidad de horas de psicólogo después.

Hay que tener cierto nivel de frustración de pequeño, si no, te haces un ser egoísta que no valora lo que tiene y siempre quiere más. Un adicto a la atención, vaya...

Se comentaron cosas como que afecta mucho a las relaciones sexuales (en el matrimonio) el hecho de estar buscando un descendiente y que ella no se quede embarazada... siete años estuvieron unos... bueenooooo... al menos ahorras en condones...

A pesar de tratar temas tan serios, que afectan tan para mal a los miembros de la pareja, el tono siempre fue muy alegre y en clave de humor. En este particular, se describía la situación como aquello del hombre ya con ojeras de tanto empujar y dejándose la vida en cada intento... como en el monólogo de Buenafuente... o del que fuera...

Temas como el machismo en el reparto de las tareas del hogar también afloraron.

- Una vez, en una clase de euskera donde era el mayor de los alumnos, todos iban a por mí diciendo que no compartía las tareas y blah, blah, blah... todo se zanjó con una frase:

"Yo hago menos que mi mujer, hago, pero menos que ella... ...MENOS HACEN MIS HIJOS"

Joder, qué gran verdad...

Y, bueno, poco se habló de anticoncepción, que en estos tiempos casi todo el mundo sabe lo mínimo (aunque luego ya veremos como lo aplicamos...), y mucho sobre educación, educación y educación.

Y la mejor manera de educar, es no dejar de saber que el centro del núcleo familiar, es la pareja. Los hijos son unos add-ons que están muy bien, pero que no pueden nunca llevarnos a perder la perspectiva de que tu vida es en pareja.

Una gran hora y media de película de su vida, porque encima su hijo era del Depor, como un servidor, lo cual ya hizo que poco menos me arrodillara ante su alegría de vivir.

Olé!

3 comentarios:

El Tío Rubo dijo...

Del Depor de aquí?
Hoy me he leído los tres últimos posts, incluído este, y es que llevo unos cuántos días que estoy como atolondrado...
Cuánta paciencia hay que tener en esas charlas, Gorka, yo no sé si lo soportaría.

Hace casi un mes, al salir del curro, mi novia me estaba esperando, y unas señoras muy amables estaban intentando venderle el catolicismo, con lo que con gran ánimo de contribuir a la conversación, me puse a refutar punto por punto las falacias de las pobres ancianas, sin perder la sonrisa y la amabilidad por mi parte. Resultó divertido, y hubiera estado más tiempo si no fuera porque un amigo y mi señora se me llevaban al ver mi predisposición a seguir debatiendo.

Un saludo!

Sirajoyfueraliberal dijo...

Que te sea leve. Mi curso prematrimonial apenas duró media hora y me la dió un cura "rojo".

Un saludo,

Coase

Gorka dijo...

Holas!

el curso ya ha terminado y... HEMOS APROBADO! como todos... jejejeje

En el post de hoy irá todo lo que queda por comentar.

Salu2!