No estoy preparado

Lo admito, es así. Yo, que me había acercado con curiosidad y mente abierta a la nueva y maltratada por el horario serie de Cuatro, Queer as Folk, no estoy preparado para verla.

En diversas ocasiones me he manifestado en favor del matrimonio gay y en contra de la homofobia, pero admito, repito, que no estoy preparado para ver una serie que habla de personajes homosexuales como lo que son, personajes homosexuales.

Quien pensaba que el prototipo de serie con gay era Will & Grace (la echaban en la dos) que se vaya haciendo a la idea de que Will era un gay totalmente asexuado.

Esto, lo de esta nueva serie, es otra cosa.

Será por el remanente cultural que se nos queda de ver con naturalidad una escena de cama heterosexual. No es raro ver películas donde el sexo es más o menos explícito; preguntádselo a Bigas Luna...

Ver una pareja en pleno apogeo sexual no debiera cambiar por el hecho de que sean de tipo chico-chica o no. Dentro de la supuesta apertura de mente y tolerancia que muchos llevan como bandera puede venirse abajo con esta serie.

A mí, se me ha venido un poco.

Sólo vi el primer capítulo, que empezaba a las 00:30, el viernes, y tenía sueño por recuperar de toda la semana, pero creo que fue suficiente para este post.

Tras un inicio un poco tópico, en el que el prota super-gay se lleva a un bailarín a un reservado de una discoteca típicamente gay para que se la chupe (TOMA INICIO!), la cosa va a más hasta culminar el capítulo con un desvirgamiento de un rubio de 17 años a manos (bueno, no manos exactamente) del prota con tubo de vaselina y comentario tipo el dolor forma parte del morbo y todo.

Photobucket - Video and Image Hosting
Si no soportas esto, lo llevas claro, que lo sepas...


Mi nivel de tolerancia ante estos hechos ha sido mayor al esperado, la verdad es que me he sorprendido a mí mismo porque la curiosidad le ha ganado la partida al repelús (en el mejor sentido de la palabra, sin acritud ninguna, soy una víctima de la cultura en la que he crecido) que este tipo de escenas suele causar entre los heterosexuales.

Sé, y quiero pensar que así debe ser, que la normalidad debiera reinar (nunca mejor dicho, ;) jejejejeje) en estas cosas, pero no es del todo así. Y lo reconozco.

No sé si este viernes seguiré viendo al serie o si la grabaré para seguirla, tal vez sea necesario un tratamiento de choque de este tipo para normalizar al país... pero si Cuatro se ha cortado de ponerla en prime-time porque considere que tal vez no estamos preparados para ver algo así, a lo mejor me puedo escudar en ello para no seguir viéndola.

Si al menos dejaran de practicar sexo (de diferentes tipos) todo el rato y hubiese más historia que contar... aunque para eso tendría que verla.

Vosotros veréis... o no.

4 comentarios:

cuadrupledoble dijo...

Holaaaaaa.
Por aquí mirando.
Interesante.Me gusta. Lo visitaré a menudo.

Gorka dijo...

Hola!

:D

Gracias por el comentario de ánimo.

Espero mantener tus visitas.

Un saludo.

un compi dijo...

si hubiera sido una serie tipica de gays "normales" (la normalidad, como dices tu) ;-)), la serie no habría destacado; lo importante es q se hable de ella, mal o bien.

El hecho de q hayas hecho un hueco en tu blog para hablar sobre la serie, es una demostración de ello.

vaya blog, no sabia q tenias tantas ideas de esas en la cabeza...

Gorka dijo...

Re-hola!

:D

Supongo que es normal exagerar un poco las cosas, aunque tal vez las veamos como exageradas por el mero hecho de que no estamos acostumbrados; igual que antes ver una teta en una peli de Alfredo Landa era como una exageración...

En fin...

Gracias por el comment, y por descubrir que uno tiene ideas en la cabeza como para rellenar un pos diario.