El ombligo del mundo

Hagamos un ejercicio de inmersión cultural.

Piensa en un indio. No tiene porqué tener ninguna característica especial, simplemente, imagina en tu mente la imagen de un indio.

¿Ok?

Ok.

Todos aquellos cuyo indio tenga una pluma en la cabeza y un arco y flechas como armas, que sepan que están completamente absorvidos por la cultura mundial.

Aquéllos cuyo indio lleve una túnica y se parezca a Ghandi, o se han acordado, sin querer, del kebab de la esquina, vosotros sí que sois ciudadanos del mundo.

Y es que la mayor cagada de la historia fue cuando Colón creyó haber llegado a las Indias por el otro lado y así llamó a los que encontró allí, aunque no tuvieran nada que ver. Suya es en parte la culpa de que ahora se les tenga que buscar un horrible eufemismo en forma de nativos americanos.

La cosa es que, a pesar de todo, muchos son los que se mantienen fuera de este tipo de contaminaciones históricas que, a sabiendas de que está mal, todo el mundo acepta.

Algunos de ellos, creo, son quienes han pensado en la India como objetivo de un horrible atentado múltiple al estilo de lo que se buscó en Madrid. Bombas en varios trenes de Bombay, que creo que ha perdido muchos puntos frente a Hawaii en eso de ser un paraíso, han convertido en piras funerarias a unas 200 personas... al estilo de Madrid también.

Dicen que la elección del día, 11 de julio, es una prueba de que hay terroristas islámicos por detrás, pero vaya usted a saber... ¿qué se les ha perdido a Bin Laden & Co. en la India? ¡¡¡Pero si hasta estaba en contra de la invasión a Iraq!!! Imagino que por allí habrá también quien no descarte ninguna hipótesis...

Yendo más allá, si un occidental piensa en cheyenes y cheroquis, ¿qué motivos íbamos a tener para hacer algo en el país de la pobreza, el pacifismo y las vacas sagradas?

¿Quién queda?

Cierto es que India tiene sus más y sus menos con Pakistán a cuenta de la carrera nuclear y Cachemira, pero los grupos que guerrean en contra de India ya han calificado el acto como inhumano y salvaje, de modo que no quedan demasiados sospechosos.

Ni me imagino quien puede tener algo en contra de la India a nivel mundial, de modo que me huele mucho que las pesquisas se vayan, casi por inercia, hacia Bin Laden, fuente de todo mal y dolor del mundo.

No me parece sano tener en la mente a alguien a quien echarle el muerto de todo lo que pase, da una muy falsa sensación de seguridad, amén de dejarnos manipular por errores como el de Colón con los indios... aunque estos errores puede que no sean tan inocentes como equivocarse de continente.