Landing Landis

Tiene narices la cosa.

De siempre he dicho que el ciclismo es el deporte más sospechoso que existe. Un deporte en el que lo único que cuenta para ganar es que la fuerza y poco más parece afectar a la victoria final de unos u otros es el perfecto caldo de cultivo para el dopaje.

Háblenme todo lo que quieran de tácticas de equipo, de estrategias... de nada vale que el director de equipo vea que tiene que tirar o no, o seguir a este o al otro, si las piernas no tiran. Parafraseando al gran Míchel (menos mal que lo han retirado de la parrilla de comentaristas...), cuando en un partido soltó aquello de ¡qué bien le vendría ahora un gol al Deportivo!... nos ha jodido, en cualquier momento, pero si la pelotita no entra...

Pues en ciclismo es lo mismo, pero al límite.

Los aficionados me dirán que no, que existen tácticas, etc, pero no me las creo. Y la demostración más clara es la de siempre, que hay uno que gana al resto por ir más dopado sin que se note. El ciclismo moderno es una batalla entre médicos y laboratorios. Si no, de qué tanto lío de controles etc...

Pues resulta que, en todo este contexto que se ha creado en torno al Tour, con el dopaje de los teóricos favoritos, parecía que esta vez no iba a haber líos. El ciclismo con el culo limpio.

Pues no.

Resulta que la sombra de la sospecha acecha al mismísimo ganador de la carrera por etapas más importante del mundo. Así, por si había dudas.

Floyd Landis, gregario de lujo en los Tours ganados por el otro americano Lance Armstrong, ahora líder de su propio equipo, ganador de uno de los Tours más apretados desde hace años, hizo trampa; presuntamente.

La remontada tras una jornada de pájara, en una escapada de nosecuantos kilómetros, creo que ha sido suficiente para levantar la sospecha. El primer análisis ha dado positivo, pero hay que esperar al preceptivo contraanálisis, que seguro que se pide.

Dice el menonita que está limpio, pero quien sabe, ¿no?

Ayer vi a su jefe de equipo, un vitoriano muy simpático él, que se quejaba amargamente de la labor tirada por tierra. Sentenció que si se confirma el dopaje, echarán del equipo a Landis.

Joder, no sólo perder el Tour, sino tu trabajo, así, el mismo día.

¿Será este el inicio de una nueva era de ciclismo puro y sin sustancias dopantes? ¿Sería mejor permitir el dopaje y que ancha sea Castilla?

4 comentarios:

desperategirl dijo...

Veo que no te convencí con aquel comment en el que loaba la épica del ciclismo. La verdad es que es una pena lo que ha pasado. La culpa de todo la tiene el dinero, que lo pudre todo. Al final es lo de siempre, el eterno Dilema del Prisionero (te recomiendo que leas sobre ello, tema apasionante): te ves obligado a ser un tramposo, porque como los demás lo son, si no lo haces pareces tonto. Es todo una mierda.

Gorka dijo...

Pues va a ser que no, la verdad...

Sigo pensando lo mismo, y el mundo del ciclismo se empeña en que lo siga haciendo con estas cosas.

Pero ojo, que si fuera por dinero, en el fútbol se mueve mucho más dinero, y no hay tanto caso de dopaje. O tal vez sí, pero se tapa mejor, no lo sé. Tal vez es que en el fútbol no gana siempre el que más corre...

Si hubiese otra forma de ganar en ciclismo que la de ser el más fuerte, tal vez otro gallo cantaría.

Como en lo del positivo de Gatlin; es que no se puede ser el más rápido con una buena estrategia... ; )

Salu2!

kikirik dijo...

Como dices, el ciclismo es un deporte de fuerza, y no de habilidad. De ahí a que no haya estrategias de equipo... Desde luego al que no tira de poco le va a servir tener el mejor equipo del mundo, pero, por ejemplo, en la formación de abanicos, en la preparación de un sprint,... ¿hace falta o no un equipo? Si no que le preguntes a Kloden a ver si el T-Mobile tenía que haber tirado el día de la escapada de Landis.

Estoy de acuerdo con desperategirl en que el dinero está corrompiendo el espíritu deportivo. Toda la repercusión mediática que tiene el Tour, al igual que otros espectáculos, hace que haya que estar superándose constantemente, y el cuerpo humano tiene unos límites.

Si a los futbolistas les hiciesen mear cada vez que juegan un partido, ya veríamos qué les pone... No veo que en otros deportes existan tantos controles como hay en el ciclismo.

Gorka dijo...

Hola!

si bien es cierto que existen casos como los que comentas en el que un equipo te ayuda a no perder, al final, ganar depende de las fuerzas de uno.

Si a un sprinter el equipo le hace la labor, pero luego no tiran las piernas... creo que todos estamos de acuerdo en esto.

Y en cuanto a lo del dinero... no estoy del todo de acuerdo.
¿Cuánto cobra un ciclista? En su día se hablaba de que Indurain firmó un megacontrato de 500 millones de pesetas... (unos 3 millones de euros).

¿Cuántos futbolistas de primera cobran esa pasta (teniendo en cuenta todas las ligas, como se tiene en cuenta todo el pelotón...)?

¿Y en la NBA (infinitos más)?

¿Y en la NFL?

Hay dinero, hay repercusión, pero no más que en otros deportes.

Cierto que no se pasan tantos controles en otros deportes, pero es que meterla en la cesta, por ejemplo, no depende exclusivamente de ser el más fuerte o el más rápido.

Cuando hay otros factores para ganar, el dopaje no es tan decisivo.

En ciclismo, insisto, sólo gana el más fuerte. De ahí el dopaje.

Salu2!