De crack a catacrack

Ayer acabó el Mundial. Obviamente, ha habido un ganador, Italia. Y, por supuesto también, ha habido un perdedor, Francia.

Yo apostaba por los gallos, perdón, galos, pero, a pesar de haber jugado mucho mejor que Italia, de haber ido mucho más a por el partido, de haberlo intentado con mucha mejor actitud, ocurrió una de esas cosas que, como dijo Larry Bird en su día, separa a los niños de los hombres.


Era el partido de despedida de Zidane. Los periodistas madrileños preferían en juego desplegado por Italia en semifinales contra Alemania, pero tenían a su chico de oro, a su predilecto del madrid, Zidane, para dividirles el corazón. A más de uno se le ha visto el plumero, y soñaban con una retirada cuasimística, con Zidane levantando la Copa del Mundo, retirándose en lo más alto que se puede estar como jugador de fútbol.

Los creadores de esos vídeos de Zidane, la leyenda o Las 100 mejores jugadas de Zidane, se frotaban las manos ante la posibilidad de sacar una colección de dvds que terminase con un fundido en negro del jugador con la copa. Pero no pudo ser. Los dvd saldrán de todas formas, pero el borrón echado por el mejor escribano no se lo quita nadie al bueno de Zinedine.

Y es que, en la segunda parte de la prórroga, con el título casi destinado a decidirse en la tanda de penalties, siendo uno de los mejores de la historia, con todo el equipo corriendo en torno a ti, un país esperando tu gloriosa despedida, vas y lo tiras todo a la basura.

No sé qué le pudo decir Materazzi (grandioso junto a Cannavaro, supliendo la sensible baja de Nesta), pero Zizou se giró, le esperó y le dio un cabezazo, sí, sí, un cabezazo, tal como se lee, en todo el pecho. Agresión. Roja. A la puta calle.

Photobucket - Video and Image Hosting
Vencedor por KO, Materazzi...


Sólo faltó una barra de un garito cualquiera y una botella de cerveza que romper contra ella para completar la escena barriobajera.

Siguiendo el postulado de Larry Bird, Zidane ha terminado su carrera como un niñato, como una mala versión del peor Wayne Rooney. No sé dónde puede quedar la concentración de un hombre para perder los papeles de semejante manera, ni si el país que le adora se lo perdonará, pero a mí me jodería un huevo terminar así.

¿Puede ser el inicio de otro año para él? ¿Reculará su decisión de retirarse?

Tampoco digo que fuese culpa suya que Francia perdiera, que al fin y al cabo el penalti decisivo lo falló un delantero (un Trezeguet cabreado por no jugar tampoco es la mejor opción para unos penalties decisivos...), y el equipo achuchó a Italia incluso con uno menos, pero eso no quita para que en todos los libros sobre Zidane se tenga que terminar con el borrón de verse expulsado de una final de un Mundial por agredir a un rival.

¿A qué no os imagináis a Michael Jordan haciendo algo así en su despedida? Pues eso...


En cualquier caso, partidazo de Francia, sufrió la lesión de Vieira, la autoexpulsión de Zidane, y la extenuación de Henry, pero que tuvo en Makelele su sustento.

Italia, ramplona, a verlas venir, con un Totti, totalmente desaparecido (al igual que el Del Piero que le sustituyó) y un Pirlo que se ha ganado una estatua en Roma. Cannavaro sufrió un poco más de lo habitual al tener en frente a Henry, pero de igual modo muy seguro.

Y un Grosso, que, a su modo ; ), ha entrado en la historia de los mundiales por méritos propios.

En fin, Italia, como siempre.

7 comentarios:

desperategirl dijo...

Observo como tu estilo periodístico mejora con cada post. Me encanta esta incisiva visión de los hechos:

Agresión. Roja. A la puta calle.

Ni Reverte hubiese hecho un mejor resumen.

Pienso que no hay que dramatizar lo de Zidane, no creo que nos quedemos con ese detalle de una carrera como la suya. Yo prefiero recordar su gol de la Champions. O el cabezazo que le paró ayer Buffon (Dios, nunca he visto rematar de cabeza con más fuerza, como le diera igual a Matterazzi, por lo menos le fracturó una costilla). Aunque no nos gustó a nadie lo que pasó, es un ejemplo excelente de cómo no hay que actuar, de la importancia que tiene mantener la calma en los momentos decisivos y de saber hacer oídos sordos a las provocaciones.

Gorka dijo...

Hola,

muchas gracias por el comment :D

Pero yo sí creo que es como para dramatizar, porque darle un cabezazo a alguien no puede ocurrirle al MVP del Mundial (Cannavaro se lo mereció mucho más, o Pirlo también) en la segunda parte de la prórroga de una final...

Son cosas que no pueden pasar.

Es como que Michael Jordan falle el tiro decisivo; no puede ser.

Salu2!

Dani dijo...

Cuando uno se retira repetidas veces siempre es más fácil hacerlo bien en la definitiva (como jordan). Igual sigue y no ha sido su retirada definiva (no lo creo). ;-)

Gorka dijo...

CHAVAAAAAL!!!

Jordan se retiró bien retirado DOS veces, como campeón, que lo sepas...

La definitiva fue a la tercera, pero ya más como inicio de otra labor: crear equipos campeones desde fuera de la pista.

Hasta ahora no le ha ido demasiado bien, pero ser el mejor cocinero no te asegura ser el mejor fraile, no?

:D

Zidane, cagón pa los restos...

Boca Dorada dijo...

Un jueguecito .

Gorka dijo...

El link está roto : (

¿Hay que sacudir un cabezazo a alguien emulando al bueno de Zizou?

Boca Dorada dijo...

Supongo que habrás arreglado el link, porque a mi me funciona. Y sí, hay dar cabezazos con el ratón.