De entre todas las vidas

... yo escojo la del pirata cojo con pata de palo, con parche en el ojo, con cara de malo...

¿Sabía Sabina lo aplicable que es estribillo a la era moderna e internet? En la red hay mucha gente que ha escojido lo que se denomina pirata en su periplo internetero.

Yo también. Además, desde un principio. He vivido tiempos dorados con Napster, KaZaa, WinMX, Emule y BitTorrent. Y no considero que esté haciendo nada malo. No creo que esté cometiendo un delito ni injusticia. No le estoy robando a nadie. Por otro lado, estoy radicalmente en contra del llamado Top Manta. ¿Incoherencia? Ninguna.

- Que levante la mano el que nunca se haya grabado una cinta para el cassette del coche.
- ...
Ya veo, todos lo hemos hecho, sobre todo cuando eres adolescente y se comparte la música que se regala en el cumpleaños de cada amigo, compañero de clase, etc... "¡Ha sido el cumple de Pepe y le han regalado el último de Queen! ¡Al ataqueeeee!" Esto lo hemos hecho todos (cambiando el nombre del amigo y del grupo/cantante).

- ¿A alguien le ha detenido la Guardia Civil, la Ertzaintza, la Policía Municipal, la Guardia Suiza del Papa por ello?
- ...
A nadie.Y también se perseguía al top manta entonces (con cassettes de "Los Chichos" en lugar de cedés de Chenoa...), de modo que si yo incurro en alguna incoherencia, la autoridad competente también lo hace.


La explicación de todo esto tiene que ver con un detalle a veces obviado: el ánimo de lucro. Es decir, si yo me copio en una cassette (o un cedé, que el soporte da igual) para el coche no estoy teniendo mayor beneficio, no gano dinero con ello, de modo que no debo pagar nada a nadie por ello. Bueno, en realidad, los derechos de autor se pagan en el soporte, es decir, al comprar la cinta de cassette (o cedé ahora) hay un canon que se paga por su posible uso para hacer este tipo de copias. No voy a entrar a valorar si este canon es justo o no, simplemente, es una solución que se ha revelado como buena por todos: yo asumo un canon para el autor, y el autor asume que no voy a comprar su original, sino que me lo voy a copiar.

¿Quién pierde? Las discográficas. Claro que ahora las discograficas no distribuyen cassettes (o casi), de modo que la solución para ellas fue evolucionar, cambiarse de formato y tratar de vender al usuario final un producto mejor: un cedé donde la música se oye mejor.

Aquello funcionó y entiendo que es una solución en la que todos asumen una pérdida menos las discográficas, que directamente cambian de tercio y suman y siguen...

Ahora las cosas podrían ser iguales: yo pago un canon por el soporte (el cedé), el autor asume que me lo voy a a copiar sin ánimo de lucro... ¿y las discográficas? ¡Ja! Esta vez no tienen donde meterse, así que es cuando empiezan a protestar: que si la música se muere, que si copiar es matar la industria, que si la abuela fuma...

Todo esto es aplicable a cualquier otra cuestión audivisual, como el cine por ejemplo. Con la entrada del vídeo en nuestra casa se empezaron a piratear películas a tutiplén, cualquiera con dos videos puede copiar todas las películas de su videoteca particular... y nadie se rasga las vestiduras; en el típico mensaje previo siempre se precisa el ánimo de lucro y el visionado público como constitutivos de delito.

De nuevo la industria, esta vez las distribuidoras, se cambiaron de formato: damos mucha más calidad con el DVD (amén de otros intentos de formato que no acabaron de cuajar).


Ahora la industria se queda atrás y quiere hacernos pagar, literalmente, a todos el pato de su incompetencia.


El top manta, en cambio, es claramente con un ánimo de lucro impresionante y hay que luchar contra ello. Pero desde raíz, no sólo contra los pobres inmigrantes ilegales que se ven abocados a trabajar en el top manta, sino contra las putas mafias que no son sino otra discográfica más.

No sé, creo que el tema está claro, no le veo mayor problema que el hecho de que las discográficas se vayan al garete.

- Hay muchos puestos de trabajo en juego.
Nos ha jodido, y en la naval... ¿y qué? Si tu negocio se queda obsoleto y no te sabes adaptar te vas a la ruina, eso no es problema de la piratería, sino del sistema capitalista que precisamente te ha llevado a ganar tanto estos años. Es una ley natural, el que no se adapta, muere (estos no han visto El Sargento de Hierro, pobres...). Si tu negocio ya no es rentable, te jodes. Es ley de vida. No tengo nada en contra de toda la gente que indirectamente trabaja en el mundillo, pero es que las cosas son así, ya no quedan serenos, cada vez hay menos porteros (de puerta, no de fútbol), ¿qué fue de los que vendían hielo a domicilio?, ¿y de los afiladores con su famoso soniquete? Claro que se pierden empleos, pero se crean otros... esto se llama progreso.

Entiendo que sólo preocupa mantener la cuota de mercado...

- Las pérdidas de son de 800 millones de euros al año.
Vayamos por partes, una cosa es no ganar y otra cosa perder. Si tu negocio no va bien no es culpa mía, si los consumidores dejan de comprar tu producto búscate la vida. Seamos serios, si me bajo el cedé de XXXX porque no estoy seguro de saber si me gusta o no, o porque sé que en cuanto se pase el verano ya no lo oiré más, no es que deje de comprarlo, no lo habría comprado de todos modos, así que conmigo no es que hayan dejado de ganar dinero, sino que yo he ganado gratis. De hecho, puede que así haya descubierto al artista y vaya a su concierto, o me interese por él y acabe comprando su cedé en las ofertas esas de a 9.90 euros (que esa es otra, si llegado el momento los venden por 10, ¿por qué al lanzamiento se venden por 20?) Parece que esto de ganar algo gratis le escuece a alguien. Otro ejemplo clarísimo es un .zip que hay por ahí con más de 3000 libros en pdf, doc, rtf, etc... si me lo bajo ¿van a contar como pérdida el valor de los 3000 libros? Venga ya, ¡si no me los bajo no me los voy a comprar! ¿Debería comprarlo cuando lea uno de ellos? Bueno, esa es una buena cuestión... ¿debería una sala de cine devolverme el dinero si la película que he visto no me ha gustado? ¿y la discográfica el dinero de un cedé de música cuando ya no lo quiera oir más?


No me gustaría dejar de comentar otras cuestiones que considero muy relevantes.

¿Por qué se ataca sólamente a los usuarios? Si se me quiere castigar por bajarme una peli en divx que de otro modo no iría a ver al cine y con la que no voy a ganar dinero, ¿por qué no se castiga a quien me vende un reproductor de divx para que la vea en mi tele con todas las comodidades? ¿por qué no se castiga a las operadoras que me quieren vender su adsl para descargar archivos más rápido? ¿qué clase de archivos creen que nos bajamos? ¿No son complices? ¿No están promoviendo el uso ilícito (según algunos) de internet? ¿No se están lucrando indirectamente? No me refiero ya a que se oferten estos aparatos, al fin y al cabo, se puede hacer un uso legal de ellos, sino al hecho de que arriman el ascua de la descarga a la sardina de su negocio: "si la gente usa el adsl para bajarse pelis, yo publicito que con mi adsl las bajará más rápido", o "si la gente que se baja pelis tiene que enchufar el ordenador a la tele y es un engorro, a lo mejor le puedo vender un reproductor". ¿No pasa nada con ellos? Al que me diga que el adsl se puede usar para navegar por internet y el reproductor para ver el vídeo de la comunión de la niña, le diré que un cedé se puede usar también para grabar en él software libre por el que no debería tener que pagar el canon del cedé...


Y esto me lleva al otro punto no quisiera dejar de tocar: el software libre.

Esta comunidad está compuesta por programadores que no cobran por el software que desarrollan y además, permiten que cada lo modifique como le apetezca. ¡Están locos! ¿Si no cobran por su trabajo de qué viven? Bueno, veamoslo metafóricamente.

El software es una serie de instrucciones que le dice al ordenador lo que tiene que hacer. Es como una receta de cocina. Arguiñano no cobra cada vez que alguien usa una de sus recetas, es gratis. En cambio, cobra por sus libros de cocina, o por el trabajo de realizar esas recetas en su restaurante. Considerando el software así, no se cobra por el uso del mismo (según licencias, que de todo hay), sino por el mantenimiento y/o configuración del mismo, o por prestar el servicio del software. Si voy a usar un programa libre y me las arreglo, no pago nada; si lo considero necesario, puedo pagar por que me ayuden a tenerlo funcionando correctamente y, llegado el caso, puedo olvidarme de hacerlo yo y pedir que ellos me lo hagan.

Además, si veo que el programa necesitaría cierta modificación para adaptarse a lo que necesito, simplemente, puedo coger su código fuente, modificarlo para que cumpla con mis requerimientos y usarlo sin problemas. De hecho, incluso puedes contribuir con ese trabajo a que el programa sea más completo.

Desde el punto de vista empresarial esto no se plantea así, de modo que otra vez entramos en los problemas con lo llamado piratería... Si quiero un software que me vale 1000 euros, casi mejor me lo bajo de internet y listo. Aquí las cosas son más peliagudas, porque claro, a veces, sí que te comparías el software si no te lo bajases y esto hace que las pérdidas en este campo las considere más reales (no del todo, ojo). Además, normalmente sí hay ánimo de lucro y se gana un dinero que no llega a los autores del software. Digamos que desde el punto de vista empresarial, según qué licencias, se deja de ganar mucho dinero. Pero no todo en esta vida es dinero, y está demostrado que no es necesario cobrar por el software para tener éxito como actividad empresaial. Los que sí se fijan demasiado en el dinero son las grandes empresas de software que se dedican a intentar monopolizar el mercado para que uses su y sólo su software y pagues y pagues y vuelvas a pagar. ¿Y si alguien hace un programa libre que hace lo mismo que uno de pago? Ajá, aquí vamos un paso más allá... las patentes de software, pero no me extenderé más. El quiera peces que se moje el culo... aquí.

Pero desde el punto de vista de usuario, entendiendo como usuario también a una empresa que quiera usar un programa gratis, es lo mejor que ha parido madre. Si necesitas utilizar algo, hazlo, sólo te cobraré el mantenimiento (y, en según qué casos, me llevaré un trozo del pastel que vas a ganar usándolo). El código forma parte del patrimonio de la humanidad, de modo que se van añadiendo contribuciones de todas partes del mundo para crear un software más completo, más robusto, más eficaz y sobre todo, más democrático (de todos y para todos).


En fin, que en todo este tema de la piratería hay mucho hijodeputa que quiere seguir ganando dinero a espuertas saltándose a la torera todas las normas de la libre competencia y del mercado. Cuando ven que su torre de oro se tambalea lo único que se les ocurre es señalar con el dedo a quienes dejan de comprar su producto...


¿Sabéis lo que pasó con Apel al llegar Mocosoft? ¿y con los sitemas de vídeo Beta y 2000 al llegar el VHS? Pues eso...


Cuanto más pesados son, más pesados caen...