Ensayo sobre la ceguera

Otro libro a la saca.

Llevo un par de días aburriéndome en el autobús, a la espera de poder visitar la biblioteca...

Veréis, una biblioteca es uno de esos sitios que pagamos entre todos con nuestros impuestos y a los que se puede ir a alquilar pelis o libros por el módico precio de... NADA. Es como un videoclub en el que no se paga, aunque no tengan los últimos estrenos, y te puede llevar la peli UNA SEMANA sin pagar nada. ¿No es revolucionario? Pues ya ves, son cosas en las que se gasta el dinero del contribuyente y que se infrautilizan (personalmente, me dijeron que usaba una biblioteca pública desde el 2001, y me avergonzó el dato...).
No sólo como videoclubs low-cost, sino como repositorios de cultura literaria. Libros, centenares de libros, estanterías de libros, pisos enteros de libros. Esperando a que alguien los rescate del olvido y los manosee durante períodos renovables de dos semanas.
Todo un lujo al alcance de todos, pero que pocos usan. Es mejor no fiarse de nada donde haya un funcionario y no exista el respaldo de una empresa privada por detrás; lo público es malo.

En fin.

Pues nada, que tengo pendiente una visita a la biblioteca para ver qué sigo leyendo, porque si sigo a este ritmo, voy a llenar la casa de libros (esto no es malo, pero el gato ya ocupa todo el espacio reservado para "ocio"...).

No sé qué será lo siguiente que leeré, pero sí sé que este último que leí me ha gustado mucho, mucho, mucho.

Photobucket - Video and Image Hosting
Todo un lujo por menos de seis euros


Se trata de una historia casi de terror (a mí me lo ha dado, creo que he pasado por todos los estados de ánimo que se pueden pasar), en el que todo el mundo al alcance del relato se queda ciego menos una persona. El mundo cambia cuando se reduce a un manicomio abandonado en el que se esfuerzan por sobrevivir unos 300 enfermos de esta nueva extraña ceguera blanca que se encuentran en cuarentena. Y la persona que ve.

Lo mejor y lo peor de la condición humana aparece inevitablemente en situaciones extremas. La solidaridad da paso al egoísmo y a la revolución. Aunque cuando consiguen salir del cautiverio en el que se encuentran...

No quiero destripar la historia, pero sí que quiero comentar que me ha parecido un estilo totalmente nuevo que he descubierto. Creo que es el libro que menos puntos (".") tiene en su haber. Las mayúsculas tras comas como separador de lo que te cuentan le dan un ritmo más cercano al contador de historias de viva voz que a un libro escrito. Quiero decir, se puede escribir algo como:

Y él dijo:
- Tú eres idiota.
- Y tú más.- replicó ella.

O algo como:

Y el dijo, Tú eres idiota, Y tú más, le replicó ella.

No sé si me explico. El primer ejemplo es el clásico literario en el que se establecen claramente los turnos de palabra, los cambios de personaje, etc. En el segundo, es como si se te contara hablándote en lugar de esperar que leas algo que está escrito.

Todo el libro está escrito en este estilo que me ha resultado peculiar y nuevo, pero refrescante y curioso.

Sobre todo porque lo típico de sigo hasta el próximo punto podía llevarte dos páginas más allá de donde estabas...