Si no puedes con el enemigo... ¡cómpratelo!

Esta noticia, no por nada más ni por nada menos, se me ha plantado delante de los ojos al pasarme por menéame (meneármela?) y no he podido sino recordar el viejo dicho.

Eso de si no puedes con el enemigo únetele se lleva haciendo desde que el mundo es mundo. En cualquier guerra, los vencedores se mezclaban con las mujeres vencidas (por así decirlo) y daban lugar a futuros hombres medio vencidos que no se levantarían contras sus vencedores padres. Desde los tiempos de la vieja unificación de China (Jet Li, eres el amo...) se ha aplicado esta máxima que tiene una variante en tiempos más modernos.

La mafia, esa temida y venerada señora italiana ha hecho su propia interpretación de esto a base de devolución de favores u ofertas que no podrías rechazar. Aquí la unión nace del dinero más que nada, y de aquello de que si te rasco la espalda es porque algún día puede que me pique a mí...

Algo parecido pasó hallá por los ochenta, cuando el Real Madrid de baloncesto se pegaba una y otra vez contra un chaval de la Cibona que acabaría desquiciando a los gerentes blancos. Resultado: Drazen Petrovic fichó por el Madrid.

Los casos son innumerables, sobre todo cuando uno de los bandos es realmente parejo y una confrontación podría acabar con ambos bandos destrozados. Tal vez por eso no surgió efecto en los burdeles vietnamitas o la Irak actual. No sé, tal vez.

Y hoy, en el mundo globalizado que es hoy, donde las multinacionales cuyas decisiones se toman en exclusivos consejos de administración mandan más que algunos países, en el mundo de los negocios y del pelotazo internetero, nos encontramos casos como el de Google que se come a Blogger, o el de Google que se come a youtube, o el de... en fin, que raro es que M$ y Google no se hayan unido ya para esclavizar al usuario final, pero mientras tanto, otro gigante tal vez con más solera que Google está siendo asediado por las ansias de poder de la compañía de Guillermo Puertas.

Yahoo!, esa gran puntocom que sobrevivió a las demás pero acabó sucumbiendo al modelo googleliano, puede acabar siendo parte integrante de la familia Mocosoft por la friolera de 50.000.000.000 dólares, cincuenta mil millones de dólares, para los de letras...

Joder, eso es más que el PIB de algunos países de cuyo nombre no quieren acordarse, no me jodas... estos juegan en una liga aparte, leeeches! que diría Bernardo, el de Cámera Café.

Esto ya es el despiporre, porque tras los pingües beneficios que se les presume a los accionistas de Endesa y la famosa OPA, ahora las acciones de Yahoo! están subiendo como la espuma (a ver si luego se desploman como la espuma...) para alegría de pocos y sorpresa de muchos.

Y ahora lo que nos toca es esperar a ver qué pasa, porque mi cuenta de Yahoo! es la más antigua que tengo y a que me ha acompañado hasta nuestros días desde aquellos tiempos en los que la gente se debatía entre Ozú y Olé, entre el Kazaa y Napster y alumbraba en el horizonte algo llamado AudioGalaxy.
Tal vez no fuesen totalmente coetáneos, pero oye, que me ha quedado cuca la reflexión abuelocebolletera, no?

¿Seré capaz de aguantar con mi cuenta de Yahoo! sabiendo que por debajo hay Windows 2003 Server? :S

Jejejejejejejejeje

¿Tomará el relevo gmail, ese otro engendro que lo hace todo por ti, puede que incluso pensar?

Ya veremos...