En teoría...

Todo en lo que se sustenta absolutamente todo lo que se valora hoy en día es una teoría. Desde el electromagnetismo y los móviles hasta el movimiento de los planetas y el hombre del tiempo. Casi todo lo que se valora como bueno en el verdadero siglo de las luces tiene como sustento una teoría científica lo suficientemente corroborada como para poder construir sobre ella todo un negocio económico.

Bien sabido es que el dinero siempre tiene miedo, de modo que es de lógica pensar que esas bases deben ser sólidas. Lo cual no quiere decir que no vayan a cambiar.

Uno de los verdaderos logros que el pensamiento científico ha traído a la humanidad es la capacidad de dudar de lo que se sabe. Hace siglos se sabía que la Tierra era el centro del universo, se sabía que las mujeres no tenían alma, y se sabía que lo mejor para ciertas enfermedades eran las sangrías y una buena cataplasma.

No dudar de esas cuestiones (o de otras más peligrosas), podría habernos dejado en esos años, pero nuestra capacidad para dudar de lo establecido, y la capacidad del método científico para saber poner a prueba sus propias conclusiones en una rueda sin fin de ensayo-conclusión-ensayo, nos ha traído hasta donde estamos.

Dudar de la veracidad de cualquier teoría es lícito y realmente aconsejable, es la duda la esencia del avance, pero cuando esa duda se convierte en una excusa para dar al traste con la propia ciencia, entramos en terreno peligros. Sabemos, y puede que sea lo único que realmente sabemos, que el método es bueno, sirve, funciona. Se puede dudar de todo, salvo de la propia duda.

¿Por qué?

Porque entonces nos encontramos con casos en los que, por medio de la duda sobre los resultados, se pone en tela de juicio el método, cosa que nos devuelve a la cataplasma y a la falta de alma por parte de las mujeres.

En otras palabras, vale que la cuántica, la química, la biología, todas las ramas de la ciencia se basen en teorías que se ponen a prueba una y otra vez, pero eso no puede llevarnos a pensar que lo que esas teorías nos dicen sea falso. Toda teoría es susceptible de corregirse en base a un nuevo descubrimiento que no se esperaba, toda teoría es susceptible de madurar, pero si los resultados no avalan completamente la teoría, no puede decirse que la teoría esté mal, sino incompleta.

Ciertamente, algunas teorías definen completamente su ámbito de validez (la cuántica dentro de lo muy pequeño; la gravedad, en lo más grande; la suma de velocidades, a velocidades pequeñas comparadas con la de la luz...), y las que no lo hacen, siempre pueden modificarse. ¿Eso implica que en los casos donde se pueden aplicar fallan? No, ni de coña, no tendríamos aviones volando si así fuera.

Por eso me toca las narices que, hoy en día, se hable de creacionismo como una teoría más, una supuesta teoría que no soporta el más mínimo sentido crítico. Puede que la Evolución no lo explique todo (aún), pero no tenemos que tener tanta prisa de tener LA verdad YA. La evolución es una buena teoría, que se irá completando y corrigiendo a medida que se la vaya poniendo a prueba con la realidad.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Agua, Fuego, Tierra, Aire, venga, total, ya lo decía Empédocles....


Y vamos, que se ponga en duda que la Luna gira en torno a la Tierra y ambos dos en torno al Sol ya es de traca, no me jodas, a ver cómo narices haces aterrizar (en marte es aterrizar tb?) una sonda en Marte...

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Claro, como todo viene del hereje de Copérnico...


Una sonda, precisamente, les enviaba yo a lo más profundo de su ser a esta gente, si es que realmente son tan gilipuertas...