Una peli rara, rara, rara

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de comer un par de veces delante de una película que se hacía necesario comentar al margen del post cinéfalo del otro día.

Se trata de una película de dibujos animados al más puro estilo Monster House en cuanto a animación se refiere. Quiero decir que no son dibujos de esos que parecen estar hechos a mano, sino que se parecen más a los gráficos de un juego de ordenador; no sé si me explico.

Bueno, la peli está bien, tampoco es para echar cohetes y es perfectamente prescindible, pero como se trata de dibujos animados, podemos encontrarnos con que hay cosas que no cuadran. No hablo de las típicas incongruencias de guión propiciadas por el enrevesamiento del mismo o de los gazapos propios de ver a un romano con un reloj digital.

No, se trata de un error de concepto que, debido a que se trata de una cinta presumiblemente pensada en los niños, puede llevar a muchos problemas futuros. ¿Por qué?

Bueno, vayamos por partes.

1.- Lo que la peli quiere contar

Una serie de personajes que viven en una comunidad muy bien avenida, ven cómo su líder es asesinado y su díscolo hijo debe tomar las riendas de su malogrado padre. La típica historia de joven alocado que se """endereza""" (entre comillas, por si no se nota...) a base de golpes del destino y la oportunidad de formar una nueva familia junto a una joven madre de la que se hace cargo personalmente.

2.- Lo que de verdad se cuenta

Una grupo de juerguistas nocturnos que no hacen más que fiestas todas las noches y dormitar todos los días, son liderados por un transexual masculino que muere a manos de los malos. El hijo, transexual masculino también, se enrolla con una madre soltera que, tras verse abandonada por el padre de la criatura, parece haber caído en la bisexualidad. El hijo copa todas sus expectativas de tener lo mejor de los dos sexos para educar al recién nacido, también transexual masculino de nacimiento.

Menuda diferencia, no?

Si no habéis adivinado la película, se trata de El Corral: Una Fiesta Muy Bestia.

¿Y la lectura tan rara? Bueno, viendo que la comunidad formada por todos los animales de una granja montan juergas cada noche a espaldas de la humanidad (muy del estilo Toy Story), mientras el líder, una vaca llamada Ben (AJÁ!!!! UNA VACA!!! QUE SE LLAMA BEN! Y HABLA COMO UN TÍO!!! UNA VACA MACHO!!! TOMA!!!!) vigila.
Ben muere y su hijo (HIJO!!!!) Otis, otra vaca (OTRA VACAAAAA!!!! Y TAMBIÉN MACHO!!!! AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!) toma el relevo para acabar quedándose con la vaca Daisy (UNA VACA HEMBRAAAA!!!) (puede haber un nombre más tópico? sí, el de su amiga, Bettsy). Daisy acaba teniendo un hijo (OTRA VACA MACHO!!!! DE NACIMIENTO!!!!), y forma una familia junto a Otis.

En fin, que visto lo visto, una peli para ver sin pensar, y muy del tipo de películas para niños de 7-8 años a los que no les chirríe ver un personaje masculino con tetas colgando donde a ellos les cuelga otra cosa.

¿Será todo esto un intento de generar dudas en la teoría de la evolución, que desde luego no puede explicar la existencia de vacas macho y hembra y la eliminación, de un plumazo, del toro, y promover así el creacionismo?