Cienciélogos vs Raelianos

Ayer volví a ver uno de esos reportajes que tan interesantes me resultan y que últimamente no dejan de echar en Antena3. Hay que ver como cambian las cosas, porque resulta que ahora veo ese canal mucho más a menudo que antes... ¿será por el cambio de gobierno?

A lo mejor los viernes se convierten en una especie de especial de periodismo de investigación con cámara oculta, no estaría mal, creo yo.

El de ayer, iba de sectas. Particularmente se centraban en dos que por ahora no parecen pasar desapercibidas como tales en este país: Cienciología y Raelianos.

Los primeros son los del Ton Cruis, alguno recordará la parafernalia que se montó al más puro estilo americano en la inauguración de una sede en Madrid. Muchos fueron los que se acercaron... aunque supongo que a la mayoría de los allí presentes la cienciología se la sopla e iban a ver al famosete de turno.

Una periodista se hacía la captada mientras llevaba una cámara en el bolso y la verdad es que se veían cosas cuanto menos curiosas.

En una primera fase se les pedía hacer cosas absurdas como contar las ventanas del edificio, o tocar el suelo, tocar la pared... creo que tenía que ver con saber quienes se hacían preguntas al respecto y quienes obedecían sin rechistar.

Según parece el crecimiento dentro de la secta viene por el número de cursos que vas tomando. Estos cursos se supone que te ayudan a soportarte mejor a ti mismo y a los que te rodean, amén de dejarte la cartera más brillante que la calva de Kojak, porque no parece que sean demasiado asequibles a cualquier economía.
Aunque, eso sí, te dan una manera de hacerlos gratis si trabajas para ellos.
A la infiltrada le ofrecían un contrato de dos años y medio o cinco, a razón de un mínimo de 26 horas semanales y de un sueldo de entre 25 y 100 euros a la semana. Lo vendían como una forma de ayudar a la gente a superar sus problemas, de modo que casi era como una ONG... Una forma de entregar tu vida a los demás, vaya... pero con ellos de intermediarios y gestores.
Se decía que el contrato se podía romper si en cualquier momento se quería ir, aunque no tenían respuesta para la pregunta de qué pasaría si se quisiera ir sin dejar a alguien de sustituto en su cargo...
La cosa parece clara, y es que ese contrato probablemente no sea legal. Un contrato de trabajo sin darse de alta en la seguridad social, con un salario por debajo del salario mínimo y pagado con dinero negro proveniente, probablemente, de los pagos de los cursos a los que se apuntaba la gente, pensaba que estaban dedicados en exclusiva a inmigrantes ilegales que no tienen más remedio que aceptarlos.

Pero, claro, es que así los cursos son gratis, que debe de ser la mayor gratificación del mundo.

En una de las charlas se dedicaban a desprestigiar la psicología. Supongo que es su enemiga número uno, dado que seguramente toda la gente que acude a esos cursos en busca de soluciones para su vida en realidad lo que necesita es un psicólogo y un tratamiento.

La cosa se puso interesante cuando se vio a un tipo que se identificaba como policía municipal y que trabajaba por las tardes en la sede. Interesante, si tenemos en cuenta que muy probablemente estuviera incurriendo en una infracción de incompatibilidad laboral por su cargo.

Ese mismo tipo apareció un poco después, cuando la chica estaba a punto de subir de categoría y dejar de repartir panfletos, para lo cual, la sometieron a un detector de mentiras en el que los resultados debieron de resultarles sospechosos, dado que le pidieron repetir el cuestionario. En esa repetición todas las preguntas tenían que ver con que si era periodista, si estaba investigando, etc.

La chica lo negó todo, pero seguramente la máquina les daría la información verdadera, porque acto seguido el policía trato de imponer una autoridad de la que en ese momento carecía (no estaba de servicio, como muy bien le recordaba la chica). La dejaron irse, pero si hubiese sido yo, me habría asustado bastante, la verdad.

Ahí acabó la cosa.

Para los raelianos la cosa me alucinó más. Se venden como anticatólicos, pro-ciencia y promueven el sexo libre; si bien no fuman ni beben alcohol. Yo pensaba que estas sectas de orgías y tal eran cosa de película, pero se ve que no...

Todo el tinglado lo montó un tal Rael, un ex piloto de carreras de coches que, hacia 1972-73, recibió la visita de un extraterrestre que le dio el secreto de la humanidad: somos el resultado de un experimento biológico realizado por esos seres.

Así, sin agua para pasarlo ni nada, trágatelo, de alucinar.

El tipo tiene un grupo al que llama ángeles, que no son más que chicas que le sirven como esclavas sexuales. La gente que se une a ellos, firma un contrato en el que renuncia a la fe católica, y acepta las obligaciones de la secta.

Estas obligaciones tienen que ver con el sexo. Al entrar uno elige lazos de colores, indicativos de si aceptarían relaciones con uno y/u otro sexo. Es decir, que si yo me presento por allí, elegiría el color de estar dispuesto a tirarme a chicas y dejaría el de los chicos, aunque habrá quienes elijan el otro, o los dos, imagino que dependiendo del grado de implicación.

En las reuniones la gente va con poca ropa y se toca, se besa, se folla. Así, alegremente. No sé qué tiene que ver el sexo con los extraterrestres, pero bueno.

Image hosted by Photobucket.com
Este tío feo se ha montado una secta para mojar


La gente dona dinero para construir una plataforma en Israel, donde supuestamente aterrizarán los extraterrestres cuando vengan. Parece una chorrada, pero el tío decía que ya iban recaudados más de 10 millones de euros... Decían que necesitan 50, pero yo me conformaría con esos diez, la verdad.

A mí me da la sensación de que al final va mucha gente como si aquello fuera un prostíbulo, porque te haces de la secta, donas una cantidad X, pero tienes barra libre para entrar en cualquier agujero que los colores de los lazos te permitan...

Estuvo bien que el tal Rael se interesó por la infiltrada, que había pedido entrar en su harén particular de ángeles con lazo dorado, donde estaban las más agraciadas, claro.

Se conoce que le tiró tanto la chica, que le hicieron máxima responsable de los raelianos en España, después de haberla aceptado para sus cordeles dorados. ¡Y todo por el calentón del líder!

De flipar, porque parecía que sólo había ido a esa reunión. Ya ves, eso de llegar y besar el santo nunca fue más verdad...

Aparte de todo esto, los raelianos saltaron a los medios cuando anunciaron que habían clonado a una persona. Su doctrina se basa en hacer de la ciencia su religión, quedando al margen consideraciones éticas que aún no están resueltas. Tampoco sé qué tiene que ver esto con los aliens, pero bueno, a lo mejor es cosa de leerse sus libros (tal vez javi pueda comentárnoslo en su blog literario...).


En fin, que al final me ha quedado la sensación de que no comprendo cómo es posible que haya gente que crea, patrocine y defienda estas cosas, aunque no les quito mérito a los que las dirigen, porque hacer que alguien te de su dinero por nada y encima puedas tirarte, por mandato de no se sabe muy bien quien, a cualquiera de la congregación, no me parece nada fácil.