De cómo Ubuntu me salvó la vida

Ayer volví de unos merecidos(?) días de vacaciones.

La puerta de casa estaba en pie, lo cual no es poco, y todo seguía en su sitio, incluido yo mismo. El portátil que se curra las descargas estaba apagado o fuera de cobertura, como el router y demás, así que procedía al arranque de toda esa tecnología casera que nos hace la vida más agradable.

Al descubrir que la ip local del equipo se había cambiado (el router asigna ips a los equipos según se la van pidiendo...) porque cometí el "error" de encenderlos al revés, traté de que el router volviera a darlas como antes, apagándolo todo y volviéndolo a encender a su debido tiempo. Sé que es una guarrada de sistema, pero a mí me ha funcionado y es bien simple... de por qué es necesario que las ips estén repartidas en un determinado orden sólo diré que tiene que ver con abrir y redirigir puertos...

La cosa es que, tras un par de intentos, las ips siguen mal y como quien no quiere la cosa, güindous deja de arrancar. Liada. El disco está particionado en dos, de modo que las fotos y vídeos de toda una vida debieran estar a salvo, pero la catástrofe sólo está empezando a aparecer...

Trato de arrancarlo, por dios, Carlos, pero nada, continuamente, tras la pantallita de inicio, un error y se reinicia...
Bueno, puede ser un buen momento para reinstalar Windows... lo intento con los CDs originales (venían, no los quería, pero venían...) de recuperación y resulta que, tras unos pocos minutos termina con éxito, pero con fracaso: sigue igual.

Bueno, tratemos de recordar... ¿la opción "volver al estado de fábrica" significa que se va a cargar todo lo de D también o sólo C?... no lo sé... tiro del TodoEnUnoV7... Vale, sobre esa partición C, dale... no puede... es la primera vez en mi vida que Windows no puede hacerse con una partición para sí... joder...

Bueno, ¿buen momento para formatear la partición? La elimino, ok, creo una nueva, ok, instálate ahí, NTFS rápido... no puede (!!!). La flipo... no se puede formatear... a que se ha jodido el disco! Ay, ay, ay, las fotos... toda una vida de fotos... y sin backup!

¿Cómo narices puedo yo acceder a la partición D de ese disco sin poder instalar un puto Windows en C?

...

...

Je, Ubuntu!, la live de Ubuntu! Le meto, arranca, monto la partición, que aparece! síííííííí. Ok, venga, el HD externo usb... a ver si lo pilla sin necesidad de internet (hay un problema de IRQ en el que no quiero meterme que me jode la tarjeta de red...). Lo pilla! TOMA!

Paso todo lo interesante de /D (la partición montada) al disco usb (a toda leche, por cierto, mucho mejor que con XP), todo arreglado, ahora, como si hay que tirar el portátil... bueno, en realidad no, pero entendéis el tema de recuperar lo verdaderamente importante...

Vale, y ahora qué hago con el disco duro... Voy a probar a instalar Ubuntu, total, por probar... le meto.

Al llegar a las particiones, veo que Windows dejó la partición creada, pero sin formatear... bueno, Ubuntu puede formatear fat32, ntfs si hace falta... le meto. Y FUNCIONA! Donde Windows cascaba, Ubuntu formateó! Leches! Ahora puedo meterle lo que quiera! Vuelvo al XP del TodoEnUnoV7 y adelante, todo listo, instalado, actualizado y corriendo! Si hasta la partición D se ve desde Windows y todo, jejejejeje...

Como haría Tamariz, nianiniaaaooooooooooooo ninaoooo nianiaaaaaa nainaoooooooooo.

Ubuntu haciéndole el trabajo sucio a Güindous, qué bien!

Ah! y por si acaso de todo, hemos heco sun backup con todos esos gigas de fotos... buf! como para fiarse!

Le debo la vida (y unos cuantos euros) a la live de Ubuntu.