Necesito espacio

Años ochenta. En pleno apogeo de la saga de películas de Star Wars, cuando aún eran conocidas por aquí como La Guerra de las Galaxias, que los angloparlantes eran los menos, y de la era Reagan, añorada por algunos, enterrada por otros, dos maneras de entender el mundo se peleaban por el control del espacio exterior.

Lo que se había visto en películas empezaba a ser una realidad, y se hablaba de corazas espaciales, misiles enviados desde más allá de la atmósfera, módulos lunares...

La carrera espacial, una vez completada su fase inicial de exploración e investigación, llegaba a un punto más interesante, la de la aplicación útil. Como siempre, en estas cosas el uso militar se adelanta a todo lo demás. Seguro que el día que se consiga la vacuna contra el sida lo usan primero los militares para no contagiarse en los burdeles asiático-africano-sudamericano-oceánicos. Después se lo vendemos a los pobres, si es que conseguimos un buen precio. Joder, si es que los americanos se llevan mal con todo el mundo... porque, no seamos bisoños, los primeros en uso militar, y por tanto los que van en la punta de lanza (nunca mejor dicho) de estas cosas son los americanos...

En fin, que me desvío.

La conocida como guerra fría entre las dos potencias mundiales del momento llegó al espacio, donde cada uno ponía un satélite por aquí, otro por allá, ojo que esta órbita geoestacionaria sobre tu país ya la he pillado yo, cuidadín con dejar tornillos sueltos por ahí, que la cosa está muy malita ya, etc.

Hoy, las cosas en la carrera espacial han cambiado sustancialmente. Existe un proyecto de Estación Espacial Internacional, en el que supuestamente todos participamos en mayor o menor medida, y del que todos sacamos beneficio, también en mayor o menor medida. La MIR cayó al mar y hace falta otro algo...

El Hubble fue la punta de otra lanza, esta vez la científica, en la aplicación de lo que salir ahí fuera puede suponer para el bien de la Humanidad (la ciencia siempre es buena, lo malo es cómo o para qué pueda llegar a usarse).

Los chinos parece que anda un poco por su cuenta, enviando gente al espacio al margen del resto, pero eso no parece problema. El peso de China en la comunidad internacional, y el que va a tener en el futuro, le permite eso y mucho más...

PERO, y ahora llega lo bueno, lo realmente bueno, lo que nadie se debe perder al menos hoy.

Aplicando el conocido método de el que llegue primero pa él, que ya se aplicó en su día para poblar el oeste americano y quedó más que plasmado en la mítica Cimarrón, y el de esto va a ser así, porque si no te sacudo, también aplicado allende sus fronteras en más de una ocasión, el señor Push se ha apropiado del espacio para sí y sus amigos.

Photobucket - Video and Image Hosting
Yo, Yorch Ubedoble Push, tomo posesión de estas tierras en nombre de...


Si no fuera verdad parecería mentira, aunque no siéndolo, mentira, no parece verdad.

MADRE MÍA!

El paradigma del liberalismo (esos aranceles del acero...), el ideal capitalista, el adalid de la libertad y la democracia, se apropia de manera unilateral y con dos cojones del espacio exterior. Y el que no esté de acuerdo ya puede ir preparándose...

TOCATE LOS WEBOS!

Bien entendido, está claro que puede ser un guiño a los norcoreanos, o a cualquiera que se le ocurra merar fuera del tiesto puesto por los USA (y tira). Pero aún así, deberían hacérselo mirar... ¿derechos de explotación del espacio? Bueno, visto así a lo mejor tiene sentido dentro del sistema, pero desde luego no sé a dónde nos va a llevar este gilipollas, o el que venga, o el siguiente...