¿Vas a morir hoy?

El 99% de las personas a las que se les hace esta pregunta responde que no. El 1% restante no sabe no contesta.

Esto es después de ver el capitulazo de ayer de House, en el que una niña calva le enseña a vivir y puede dar un giro a la personalidad del protagonista. ¿Será el principio del fin de la fanfarronería del médico más políticamente incorrecto de la tele? Yo creo que sí, aunque seguro que en todas las encuestas sale que lo que más gusta es su personalidad, no sé si se arriesgarán a cambiarlo.

Pero bueno, la cuestión es que, normalmente, y si no se pertenece a alguna secta autodestructiva, nadie suele querer morir.

Y esa ha sido la baza que desde la DGT se ha intentado jugar para disminuir la mortalidad en las vacaciones de Semana Santa. Han puesto a disposición de todos un anuncio la mar de bruto en el que una operadora de la DGT preguntaba a un conductor si pensaba morir en Semana Santa, ante el asombro y enfado del preguntado.

Y han perdido.

108 personas verán sus vacaciones alargadas indefinidamente.

No sé si serán de los que se hubieran enfadado de haber recibido semejante pregunta, pero 108 personas han respondido a tan macabra pregunta.

Y, claro, como aquí gusta tanto esto de cumplir con la estadística, pues ya se está todo el mundo rasgando las vestiduras y sacando números. Que si 60000 conductores sin carné, que si tropecientosmilmillonesdeeuros necesarios para arreglar las carreteras, que si el 50% de los accidentados iban sin el cinturón de seguridad, que si los que más se mueren están en la franja de 18 a 24 años...

Datos, datos, datos. Pero ninguna solución.

Se mira a nuestro alrededor y vemos que vamos en cabeza (si no los primeros, cerca) en esto de matarse, pero en las encuestas la preocupación por la seguridad vial queda muy a la cola. Tal vez sea porque nos bombardean con que nos tiene que preocupar el estatut o con quien se lo hace NuriaBer... o que somos unos cafres al volante.

Como siempre, seguro que es un poco de todo.

Ahora con el tema del carné por puntos, que a todo el mundo le parecía bien, parece insuficiente para casi todos. El dinero se presupuesta para otras cosas (muy necesarias, seguramente, por otra parte) y no tanto en carreteras, y la gente feliz porque no les ha tocado a ellos.

En Francia (siempre Francia) las cosas han mejorado mucho con el tema de las muertes en la carretera, y sería bueno copiar de lo que allí se hace. Carné por puntos, mejores vías, vigilancia en redes secundarias (las autopistas son lo bastante seguras en la mayoría de los casos), campañas súper agresivas... pero sobre todo, concienciación de los conductores.

Porque todo lo que se haga y más no valdrá para nada si pasamos del cinturón, conducimos con alguna cerveza de más, o vamos a velocidad inadecuada. Ni que decir de si combinamos estos ingredientes en un cóctel mortal.

Y además, ocurre, que este cóctel se lo puede beber otro, como le pasó a la protagonista de una esquela...

Image hosting by Photobucket