Fútbol en Ciudades Pequeñas

A veces ocurre que un pequeño equipo de fútbol de una más pequeña ciudad del país sale de su letargo noticiero y sale a la palestra de la actualidad deportiva por un logro deportivo sorprendente.

Un calor ejemplo de esto ocurre, sobre todo, en la Copa del Rey, donde los equipos pequeños tratan de hacer caja ante un grande y si les suena la flauta, pues eso que se llevan.

Pero otras veces, la cosa no es flor de un día. En liga es mucho más complejo que un equipo como el Extremadura o el Numancia aguanten en primera división. Tienen que hacer bien las cosas año tras año para no descolgarse y los errores se pagan con la caída a segunda.

Otros, como el Espanyol, el Betis, el Sevilla, el Zaragoza, el propio Depor, dependen mucho del dinero que se tenga ese año y de la rentabilidad de los fichajes que se compran barato (o salen de cantera) y se venden caro (léase los Makaay, Reyes, Sergio, Kily González, Baptista, Diego Milito...). Cuando les sale la jugada estos equipos pueden llegar a competición europea, y cuando no, dado el colchón económico que se supone que tienen, pues tampoco es que lo pasen demasiado mal para aguantar la categoría.

Y luego están los grandes, los que, a pesar de poder tirarse años sin ganar nada, aguantan el tipo con el dinero de los socios, las camisetas y da lo mismo si se ha ganado algo o no, siempre hay algún fichaje estrella. Estos, claro, son el Real Madrid y el Barcelona.

El Valencia está entre dos aguas, porque, sinceramente, creo que pertenece al grupo intermedio, pero vive aún de las rentas de la liga ganada y de lo lejos que llegó un par de veces en la Champions. Un par de años más sin entrar en Champions y se desinflará.

Y si el Valencia está en descenso, el que sube, y no veas cómo es el Villarreal.

Curioso equipo éste, que todos admiran ahora y tratan de estudiar su evolución, cuando es un equipo que, militando hace 15 años en tercera regional, ahora está en las semifinales de la Champions, es decir, entre los cuatro mejores del continente.

¿Cómo puede ser?

Fácil. Fijémonos.

El Villarreal llegó a primera en la temporada 98/99 y desde entonces se ha caracterizado por dos cosas. Una, cada año hace fichajes más o menos sonados. Dos, ficha sudamericanos venidos a menos en otros equipos y que explotan en el Villarreal.

La lista es larga, pero desde Víctor (aquél del Valladolid), pasando por Gauyre, Roger, Quique Álvarez hasta los más actuales José Mari, ha habido verdaderos sorpresones como Martín Palermo (luego un bluf), Riquelme (rebotado del Barcelona), Forlán (rebotado del Manchester United), Sorín (todo un trotamundos) que son jugadores importantes a nivel mundial.

Vale que te pueden salir bien las cosas en el tema de los fichajes, pero una cosa es acertar y otra tener pasta como para mantenerlos, que es lo que les pasa a los equipos medios, que pueden aguatar a tres o cuatro jugadores muy buenos y a una estrella. Si tienen más, llega un grande y te lo quita, a lo Rivaldo o Baptista o ...

Pero el Villarreal, no, tiene dinero para eso y para más, oye, siendo, como es, una ciudad de 40000 habitantes en la que, seguro, hay muchos que son del Valencia (más de uno habrá cambiado de chaqueta ahora...) y el tema del merchandising no es que lo lleven como los mejores.

¿De dónde sacan el dinero entonces? ¿Cómo se pueden permitir los jugadores que fichan y retienen a base de talonario?

No les quito mérito a los aciertos de los fichajes de jugadores venidos a menos y que les han funcionado, pero si un jugador despunta en un equipo, es raro que no se vaya a otro más grande... ¿será que creen en proyecto deportivo? ¿será que sienten los colores?

¿Cómo puede, una comunidad como Valencia, tener dos equipos de fútbol punteros, alguno que otro como el Levante que contrató a Mijatovic (pasta, pasta) y uno de basket independiente de los de fútbol que se gasta una pasta (aunque les roben jugadores) cada año?

Todo ello condensado como casi en ninguna otra parte del país.

Será que por allí hay más dinero que en el resto de los sitios... ¿por qué será?