Hola e, inevitablemente, adiós...

Hace más o menos un año, escribí un correo titulado así, para sorpresa de los destinatarios. Aquella marcha fue un salto a la piscina sin saber si el agua estaba caliente o no, pero con la convicción de que el salto era necesario.

Image hosted by Photobucket.com
Gerónimoooooooooo !!!


Hoy, penúltimo (nunca se dice el último, que no te vas a morir) día de mi estancia aquí, donde trabajo, podría escribir uno con igual título y casi idéntico contenido.

Hace una semana ya comenté cosas al respecto y tampoco me quiero repetir, pero bueno, el hecho de acabar en un trabajo es motivación suficiente para un post, más incluso que extraños accidentes de helicóptero o el posible descenso del Athletic (vota, leche!).

La verdad es que ahora es otro salto a otra piscina, y tampoco sé cómo está el agua, pero como quienes saber determinar a qué velocidad se aleja una galaxia por el desvío al rojo de sus ondas electromagnéticas, los indicios de que el agua no estará demasiado fría en el peor de los casos hacen que el hecho sea un poco menos traumático (espero).

Puede que quede un poco raro que alguien se vaya de un sitio donde está bien, pero supongo que así son las cosas, las oportunidades hay que aprovecharlas (supongo).

Echaré de menos a la gente, porque la gente es lo más cojonudo que me he encontrado. De todos tengo algo bueno que decir, y probablemente de todos haya aprendido algo, en ese sentido el año ha cundido para mucho.

Los momentos de crisis, las comidas, los ratos de café, un gran grupo humano que dejo atrás.

Si me da pena irme es por ellos (bueno, menos M***n que no me comenta ni p'atrás a pesar de leerme a veces).

¿Y mi actual empresa? Bueno, supongo que al final las empresas son todas parecidas, pero desde luego ha tenido detalles interesantes para el trabajador que en otras no se tienen, y en general la recomendaría para trabajar en ella.

¿Y por qué te vas?

Buena pregunta... pero la respuesta es sencilla: en el peor de los casos la mejora sólo será económica.

Veremos si el tiempo me da la razón.

Por otro lado, quiero también aprovechar el post para despedirme de quien se pase por aquí más o menos a menudo (la verdad, creo que pocos fuera de mi dominio), porque no sé cómo van a estar las cosas en el nuevo curro.

Aquí me llevó un par de meses ver que entre compilación y compilación tenía minutos muertos en los que poder ir soltando en el UltraEdit la parrafada diaria. En el nuevo sitio no sé cómo andarán las cosas, pero viendo que sólo necesito 10 minutos para expulsar algo... espero poder seguir con el blog de manera diaria.

Una vez alguien envió un correo en el que se decía que los bloggeros se ahorran una pasta en psiquiatras. Supongo que es cierto, porque el poder soltar aquí todo lo que a uno le carcome es una manera de desahogarte. Claro que mola mucho más si no te conoce nadie que te lee, pero bueno, no deja de ser una manera de sacar lo que puede acabar carcomiéndote por dentro.

O puede que simplemente uno tenga algo de exhibicionista, no lo sé.

En fin, que espero que no sea muy diferente a como si me fuera de vacaciones el puente, lo cual era mi intención, y que dentro de una semana larga esto siga como si nada.

Y si no, como diría Nelson (el almirante? no, el de los Simpson)...

Hasta que nos olamos... a todos.


rvalbue
dextrem
abasurt
jperezl4
ecarbal
arioslo
jherrerj
mesnaol
jmadrid1
adelrio4
fruizno
jdomingo (a.k.a jdomingk)
malarco3
dsastre1
rbonach


de

ggarays

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Como me dijiste una vez chaval, tú si que vales.

Nada Groka, que un placer. Si te digo la verdad, cuándo uno se levanta por la mañana, piensa en encontrarse con gente tan maja como tú.

Anónimo dijo...

Bueno chaval, que te vaya bien por ahí. Sigue actualizando la página, pero no pongas esa foto del "salto al vacío".
Pon algo más "Toc, toc, toc"

Javi dijo...

para desdramatizar un poco, ya te gustaría a ti tener ese culito :-)