Calentamiento Global

No, no se trata de una orgía a nivel mundial, ni de una cuestión de excitación planetaria a gran escala, no, se trata de algo mucho más serio y preocupante.

El otro día oí una noticia acerca de una gran autopista que se están currando el Brasil para unir dos grandes ciudades. Seguramente sea necesaria y ayuda al desarrollo de ambas ciudades, porque las comunicaciones son importantes, pero el meollo de la noticia eran los kilómetros de selva amazónica devastados en la obra y el número de indígenas obligados a cambiar de aires a cuenta de la carretera.

No soy quien para juzgarlo.

También he oído que los USA (y tira) siguen en sus trece de no aceptar las premisas del protocolo de Kyoto, ese que firmaron muchos países para reducir la emisión de contaminantes, por ejemplo y que de poco vale si el país más contaminante del mundo no está incluido. Parece que hicieron una segunda parte de la misma reunión y, como casi siempre, segundas partes nunca fueron buenas.

No soy quien para juzgarlo.

Los insistentes huracanes/tormentas tropicales/tifones que hemos tenido en las noticias en las últimas fechas parecen ser hijos que la madre naturaleza nos envía para recordarnos que no podemos hacer lo que nos salga de la entrepierna y luego echarnos a dormir... Tal vez aquellos locos ecologistas tuvieran razón.

No soy quien para juzgarlo.

El recuerdo que muchos tenemos de allá por los últimos ochenta es que la contaminación iba a ser un problema. Hoy, tenemos ese problema encima. Y está aquí para quedarse, porque aunque se dieran las condiciones para revertir el problema (que no va a ser así, el señor Push está más preocupado de sacar dinero de los árboles que oxígeno, y así nos va...) se tardarían tantos años en volver a la normalidad que seguramente no lo acabaríamos viendo ninguno de nosotros.

Se habla del deshielo de los polos, del aumento del nivel del mar que podría engullir, literalmente, las ciudades más costeras. No estaría mal, oye, todo Valencia a tomar por el culo y bonita costa en Albacete... es hora de invertir en futuro, compra terrenos en Albacete, futura primera línea de playa... En fin...

Hoy he visto la noticia de que unos seres con pinta de bonachones y realidad bien distinta dada su voracidad hacia todo bicho viviente que pueda servirle de alimento. Se trata de los osos polares, que están en peligro de extinguirse para el 2050.


Image hosted by Photobucket.com
Image hosted by Photobucket.com
Image hosted by Photobucket.com
Animalicos

- Buah! para entonces yo también puedo estar extinguido.- podrá replicar alguien.

Bueno, es posible, pero eso no quita para que el resto de la humanidad que no eres tú sí que sobreviva a tu propia existencia...

En el caso que nos ocupa, TODOS pasarán a la Historia. ¿Y por qué? Bueno, es fácil, debido al deshielo de los polos, cada vez es más común que un oso se encuentre en medio de ninguna parte, sobre un trozo de hielo despegado de tierra firme o en medio de la nada, en el agua... y claro, acaban ahogándose presa de la fatiga cual LeoCaprio DiNardo cualquiera en Titanic.

¡Con lo bonitos que son!

En esto sí que me voy a atrever a juzgarlo...