Entre la pereza y la desidia

Así viene este post que no sé si debiera acabar viendo la luz.

La pereza de la reentrada al curro y la desidia de ver que no ha habido comentarios nuevos durante estas dos semanas de asueto. A pesar, incluso, de que las visitas, agradablemente sorprendentemente, no han decaído tanto como esperaba.

Y prometo que no he sido yo, que no he tocado internet para nada durante este tiempo.

A la vuelta, me he encontrado viendo el partido de España del mundial de basket en el Marca online, y, por supuesto, entrando en barrapunto como primeras acciones para sacudirme el mono que ya había superado.

Quieras que no, dos semanas sin contacto tecnológico mayor que probar un tdt donde no llega la señal o recolocar la batería del móvil después de que el gato lo estrellarse al enredar con el cable del cargador, hacen de uno un ser prehistórico. Curioso mundo en el que según el lugar en el que te encuentres pasas del siglo XXI al XX o incluso al XIX.

La cosa es que a la vuelta, no he podido evitar fijarme en una noticia de barrapunto en la que se habla de una web que te dice el valor (en dólares, para todo lo demás, ya sabéis...) de un sitio web. Supongo que se basará en el page rank de google o algo así, para poder definir el lugar que ocupa ese sitio en internet. Y en base a esos valores, sean los que sean, dan un valor.

La tentación, que no siempre vive arriba, me ha vencido y he puesto a este mi (nuestro, pero no tan vuestro, que no me comentan ni los amigos...) blog a ver qué salía.

¿Cual ha sido el ingrato momento de ver el resultado?

He aquí lo que uno vale:


This website is worth

What is your website worth?

165...


Un año y medio de posteo diario para tan poco, tiene pelotas la cosa.

¡Otra razón más para haberme quedado en casa, coño!

Luego he visto esto:


My blog is worth $5,080.86.
How much is your blog worth?


Algo más de 5000


¿Sería capaz de venderme por ese precio?