Contentar a todos

Veo Gran Hermano.

Es inevitable. Desde aquel año en el que me propuse no verlo, pero acabé haciéndolo porque me partía el culo con aquella gente cuyo nombre no conocía... en los zappings.

Así, he asumido de manera natural que una vez al año, más o menos, toca.

Siempre me pareció que, en época de pactos generalizados, el diferente que se atreviese a darle otro aire al programa tendría mucho hecho. Por eso me molaba Dani "El Sucio", porque fue el primero en darle ese aire de surrealismo sincero por el que te la pela si el de al lado; si tiene hambre, es un enemigo más débil, etc...

Después, creo que se ha perdido algo de la esencia con la que este señor impregnó el programa. Se ha perdido porque ahora parece que gana aquél que más deje su futuro en el concurso en manos de la audiencia. Ejemplos como Pepe, Iván, o Arturo este año se hacen con la audiencia por oposición a quienes quieren influir en el juego con juegos de estrategia de sumas y restas. En realidad, el propio programa lo fomenta cambiando las formas de nominación, haciendo zoom reiteradamente en las conversaciones en las que se planea votar así o asá, etc.

Así, hoy no se trata de que no te nominen, eso no importa si estando nominado la audiencia te quiere. Y hoy, parece tan fácil, más que nunca por el porcentaje de votos en las últimas expulsiones, ser el ojito derecho de toda la audiencia que parece mentira.

Sin embargo, es así. Algunos son capaces, por oposición, de ser condensadores de opiniones favorables de una inmensa mayoría. Contentar al resto de 13 concursantes para no salir nominado? Qué va, hoy se contenta a X millones de telespectadores.

¿Cómo? Ni puta idea.

Lo que sí sé es que si 30 personas no quieren ponerse de acuerdo, las puedes pasar putas buscando consenso.

Tal vez por eso, a falta de consenso, buenas son decisiones, aunque sea no compartidas, pero sí por mayoría. ¿Mayoría de qué tipo? Mira que eres complicado, no? Mitad + 1? Democracia ponderada donde la opinión de los expertos cuenta más que las de los menos versados?

Así mola?

No? Vale, entonces, qué narices hacemos?

Empezar por el principio: ¿queremos ponernos de acuerdo? ¿asumimos que no todas las decisiones van a ser lo que cada uno quiere que se haga? ¿evitamos el me pico y no respiro? ¿nos desnudamos todos ante todos?

Con Paco estas cosas no pasaban... bendito problema...

5 comentarios:

Ana dijo...

Jajajajaja no lo robé!!! le puse comillas pero no sabía si era tuyo o de alguien más! :P

Saludos! y un abrazo

Gorka dijo...

Robar, robar, robar es un palabra muy fuerte. Yo mismo mangué la frase escuchada de una amiga que seguramente la oyó de boca de otra persona.

Hay frases universales que son de todos, simplemente, tu post es esa frase de uno de mis comentarios... encantado de que te haya gustado lo suficiente :-)

Salu2!

jon dijo...

Ese Gorka.. aunque muchas veces la realidad supera a la "otra" realidad de la tele, no creo que seamos un Gran Hermano del tipo Sálvame Deluxe en la oficina no? o sí?? me pido el que pone de su parte a 13 millones de espectadores! ;)

Ana dijo...

Jajajajajaja está bien Gorka Saludos y un abrazo!!!

Gorka dijo...

Jon, no te pareces en nada a Arturo, que siendo de Irún fijo que no te quieres parecer a él...

Veremos cómo acaba todo esto.

Que les corten la cabeza!

Salu2