Slumdog Millionaire

Visto los cojones, toro.

Ciertamente, hablar (bien) de esta película después de la arrasada que se pegó en los Oscar no tiene mérito, pero es que la vimos justo el fin de semana anterior al pelotazo de "nuestra" Pé en los USA (y tira).

Lo admito, la vimos sin demasiados argumentos a favor, por la única referencia que teníamos de ella: el trailer antes de Benjamin Button.

Ese trailer debe de ser uno de los peores de la historia, porque si bien estaba engalanado con muchísimas referencias a premios obtenidos en este o aquel festival, y por unas críticas realmente grandiosas, lo que se vio no era nada del otro mundo y nos motivó demasiado a verla.

¿Película del año una made in Bollywood? Ni de palo, ¿no?

Y eso que me tiran esos bailes tumultuosos con muchas ropas de colorines y tonadillas alegres aunque se cante a la muerte del protagonista, pero vaya, que no confiábamos ni media en que la tarde del domingo fuese provechosa; pero después de dos capítulos de series distintas, casi que apetecía una peli.

En fin, que la vimos, y desde la primera media hora, en la que ya se atisba por donde van a ir los tiros, te engancha.

No me las voy a dar de listo, pero creo que es un error que el trailer no muestre, ni siquiera haga intuir, de qué va, de modo que sin ánimo de fastidiarle la peli a nadie, voy a ir más allá del "historia de un chico pobre que gana en un 50x15 sin Sobera".

Porque creo que no hace daño y puede animar a verla.

Bien, veamos, la situación es la siguiente: un chaval con cara de paspán se presenta al citado concurso más perdido que un pulpo en un garaje, y va acertando preguntas, una detrás de otra, de una manera perfectamente natural. Todas salvo una, en la que le preguntan algo de tal culturilla general en la India que casi da vergüenza verle pedir el comodín del público. Y paso a paso, llega hasta la penúltima pregunta, acabando el concurso hasta el día siguiente.



¿Cómo puede ser que este pardillo se esté levantando este pastizal cuando no supo responder a la pregunta obvia? Esto es lo que se preguntan todos, surgiendo, cómo no, el fantasma de las trampas.

La película, simplemente, muestra, a modo de flashbacks, el resultado de cómo un chaval cualquiera de la India se sabe precísamente esas preguntas y no otras.

Supongo que quien la haya visto le parecerá obvio, y espero que los que no, les anime a verla, porque se realiza un recorrido tal por la vida de un niño en la India que es digno de mención. Ciertamente, seguro que no todas las vidas son como la relatada, seguro, pero el planteamiento de contar una historia de fondo con la forma, a modo de macguffin, de un concurso televisivo, es simplemente alucinante.

No sé hasta qué punto se merece todos esos Oscar que se ha llevado, pero me ha parecido una película muy interesante por lo novedoso de su planteamiento, por lo desconocido de unos actores que cumplen ante la pantalla, y por poner a la India en el mapa de los americanos.

Por cierto, que como curiosidad, de inicio se plantea al espectador una pregunta del concurso:

«Jamal Malik se encuentra a una pregunta de ganar 20 millones de rupias. ¿Cómo lo ha hecho?

A: Ha hecho trampas.
B: Tiene suerte.
C: Es un genio.
D: Está escrito.»


Al final de la película, cuando la habías olvidado, se da la respuesta, que simplemente se muestra ante tus ojos de una manera realmente cautivadora.

No tienes comodines, ¿cuál crees que es la respuesta?

2 comentarios:

Ana dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que el trailer no le hace justicia a la película. De hecho, yo creía que se trataba de un tema ligero cuando cuando vi la parte de Quién quiere ser millonario y la verdad es que se trata de una triste realidad de la India. Eso es lo peor de todo, que mucho de lo que se muestra es una realidad...
Estoy contenta de que Bollywood se haya llevado ese Oscar, bien merecido.

Gorka dijo...

Hola Ana,

gracias por el comentario, aunque estés de acuerdo :)

Salu2