NDS? qué NDS?

Hoy es el cumpleaños de la persona que da sentido a mis días y alegría a mis noches.

Quedando tan cerca de nuestro aniversario de boda, es complicado acumular ideas originales que regalar en tan poco tiempo, y también acumular los euros suficientes...

Pero este año, rizando el rizo y tirando la casa por la ventana, me propongo darle la sorpresa de su vida (otra de tantas... como partidos del siglo son los Madriz-Farça).

Su relación con los videojuegos no pasa de reírse de las gesticulaciones de mi cara cada vez que jugaba al Tekken 3 en el Artea, o al Virtua Tennis 2 en el Max Center. Bueno, y ahora con el PES6 en el sofá de casa...

Traté de que dos de mis grandes pasiones se llevaran mejor en forma de juegazo. Me bajé una versión de Mario para PC, lo conectamos a la tele, y con mando tipo consola conectado al usb, como si aquello fuera una Nintendo.

El experimento funcionó durante unas horas, lo justo para reírse un rato del ruido que hace Mario cuando encuentra un ladrillo de esos que no se rompen, y para desesperarse de no pasar de la primera pantalla. En su defensa diré que yo no pasé de las segunda y me aburrí igualmente.

Pero mira que ahora la gran idea es sacar pasta de quienes no gustan de gastar sus horas muertas matando marcianos o marcando tantos en cualquier evento deportivo mientras piensa en lo jugable que es o no.

Léase Nintengo, en un alarde de imaginación, lanzó la DS y la WII, dirigido a ese público que no quiere un reto en un videojuego, sino algo más. Algo más en forma de entrenamiento mental, movimiento físico, o divertimento vario en familia. No tengo la gracia de haber sido bendecido con una WII, aunque he oído reiteradamente a más frikis que yo que está bien para una tarde lluviosa de domingo y en familia, pero para jugar sólo una noche de viernes, mejor un GTA, un NBA Live o hasta un FIFA si me apuras ;)

De modo que, guiado hasta ella a través de juegos como ese que te enseña a cocinar de verdad (seguro que me enseña más a mí que a ella), o ese otro que te ayuda a hacer ejercicios de yoga (una de sus grandes pasiones, con la que no me llevo mal), he acabado por comprarle la Nintendo DS.

Ahora mismo estará leyendo esto en el portátil de casa pensando dónde narices estará, recordando entre sonrisas todos los sitios donde le he dejado escondido algo alguna vez. Pero esta vez el sitio es nuevo ;)

¿Recuerdas dónde guardamos los collares del gato?

¡SORPRESA!

Esperamos unos minutos mientras realmente busca la consola...

...

...

¿ya?

- Vale, y ahora, ¿qué hago yo con esto? - se estará preguntando.

Muy fácil. Sólo hay que seguir unos pequeños pasos...

1.- Abre la tapa.
2.- En la parte de abajo, a la derecha, está el palillo con el que pinchar en la pantalla, sácalo.
3.- Hay un botoncillo en la parte derecha, un poco más arriba de donde estaba el palillo, que se empuja y suelta y se encenderá.
4.- Tras unos segundos de mensajes, verás un menú donde parpadea el primer elemento, arriba a la derecha; pínchalo dos veces.
5.- Verás todo un listado de juegos y una barra a la derecha para navegar hacia arriba y abajo en ese listado. Pinchando en las flechas vas para arriba y abajo.
6.- Yo que tú iría el primero al que se llama "Personal Yoga Training", que está en castellano :) Pincha dos veces sobre él.
7.- Trastea un rato, y cuando sea la apagas con el botón de encender.

Y ya no me sé más.

Lo descubriremos juntos, pero por lo que he podido ver, se pueden meter mp3, películas, fotos, hasta pdfs!

Todo un sistema multimedia al que se le pueden meter cascos y enchufar a la red eléctrica.

Ahora sólo falta que me la deje algún día para ir en el metro y dejar al fin ese cutre-juego de agrupar bolas del móvil... y que yo me atreva a llevarla... porque es la rosa, metalizada, eso sí, JUAS!

P.D: Por cierto, también tienes el de cocinar, se llama, creo "Cocina Conmigo" :)

3 comentarios:

Javi R. dijo...

Es genial el Brain Training, peubalo y pruebate

Gorka dijo...

Sí, en eso estamos, todos los días, y no veas qué pique...

Salu2!

Javi R. dijo...

Oye pasate por mi blog que he puesto uno de esos cuentitos que tanto te gusta