A mí me pasó a los once

Una noche, con la cabeza debajo de las mantas, esperando para dormirme, sin más, fui consciente de mi propia muerte.